Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Pablo Iglesias propone a Pedro Sánchez el “acuerdo del beso”

El líder de Podemos confirma su no al PSOE y rebaja el tono

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, este viernes.

El líder de Podemos no se mueve, votará no a Pedro Sánchez, aunque rebaja las formas y hasta utiliza la tribuna del Congreso para lanzar mensajes jocosos sobre besos. Pablo Iglesias ha empleado los cinco minutos que le correspondían para fijar la postura de su grupo en la segunda votación del candidato socialista para hilar una metáfora sobre el acuerdo. "Ojalá a partir de esta noche el acuerdo al que lleguemos pueda llamarse el acuerdo del beso", ha enfatizado el secretario general de la formación emergente. El miércoles, al acabar su discurso, besó a Xavier Domènech. "El portavoz de En Comú Podem y yo nos dimos un beso en los labios", ha afirmado Iglesias, calificando ese gesto de "perturbador". "Me preocupa que a partir de ese beso la política española se está calentando", ha proseguido, al mencionar un intercambio de tuits entre la dirigente popular Andrea Levy y el diputado de Podemos Miguel Vila.  

"Fluye el amor. Pedro, solo quedamos tú y yo", ha opinado el de Podemos, quien ha reconocido, tras acusar al PSOE de tener un "pasado manchado de cal viva", que "era necesario rebajar el tono". "Asumo la parte que me toca", ha dicho Iglesias. Ha reiterado su rechazo al acuerdo suscrito entre Sánchez y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y ha vuelto a poner sobre la mesa su propuesta de Gobierno de coalición. "A partir de esta noche nos podemos poner a trabajar para que haya un Gobierno a la valenciana", ha señalado en referencia al pacto entre el presidente autonómico socialista, Ximo Puig, y la vicepresidenta de Compromís, Mònica Oltra. "Dialogue con el PNV, hay fuerzas políticas catalanas que no son monstruos", ha enfatizado, antes de cerrar: "A veces las discusiones más agrias preceden los momentos más dulces, ojalá que a partir de esta noche el acuerdo pueda llamarse el acuerdo del beso".

Al margen del discurso, esta, en opinión del partido emergente, ha sido "una semana perdida". Iglesias ha confirmado este que sus 65 diputados votarán en contra de la investidura del secretario general del PSOE. No ha habido ningún tipo de margen para el acuerdo, al menos en este "primer tiempo", después de que el equipo negociador de Podemos rompiera la mesa de negociación a cuatro con los socialistas, IU y Compromís tras apenas dos días de diálogo. El "segundo tiempo" comienza, no obstante, esta misma noche.

El propio Iglesias y los principales dirigentes de la formación se volcarán ahora en reabrir las negociaciones con el PSOE. Aún quedan dos meses antes de dar por hecha una nueva convocatoria de elecciones generales y, pese a que no está claro que el Rey vuelva a encargar la investidura al dirigente socialista, todos tienen interés en mostrar buena voluntad y, por lo menos, volver a intentar un acuerdo y no parecer los culpables del bloqueo.

Podemos insiste en su propuesta de formar un "Gobierno de progreso" con representación proporcional de las fuerzas progresistas. En su opinión de Iglesias, el intento fallido de Sánchez en la primera votación demuestra "que el pacto con Ciudadanos no da para hacer un Gobierno", y esta circunstancia facilitará ahora la hipótesis de un acuerdo.

"El 20-D", reza el argumentario de Podemos, "millones de personas nos votaron no para maquillar lo que no funciona o dar una capa de barniz, sino para implementar cambios estructurales que apuesten por el futuro del país. Lamentamos que se haya perdido toda una semana con una investidura fallida. Es necesario un Gobierno de coalición que garantice el cambio y no acuerdos que mantienen las políticas del PP".

Más información