Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los nacionalistas reprochan a Sánchez su proyecto territorial

Los catalanes reclaman el referéndum y el PNV, conocer su posición sobre el autogobierno

El portavoz parlamentario de ERC, Joan Tardà (i), y el portavoz adjunto, Gabriel Rufián (d), este viernes en el Congreso.

Los grupos nacionalistas en el Congreso, con 23 escaños, reiteraron a Pedro Sánchez que su proyecto territorial no va a lograr su apoyo, ni ahora ni más adelante, si no permite una consulta en Cataluña o clarifica su posición, en el caso del PNV. Esquerra Republicana y Democràcia i Llibertat, aunque con distinto tono, reclamaron el referéndum de independencia, mientras el portavoz de los nacionalistas vascos pidió  al líder del PSOE conocer su postura sobre el autogobierno.

El discurso más duro lo protagonizó el coportavoz de ERC, Gabriel Rufián, que cargó contra todos, pero sobre todo contra Ciudadanos y su líder, Albert Rivera. "A quien se cree que Rivera es [Winston] Churchill y no Donald Trump, se cura en Cataluña, viendo cómo salen pitando del Parlament para no condenar el franquismo. A quienes viendo cómo defienden políticas neoliberales creen que Ciudadanos es reformista, progresista o de centro, se les cura en Cataluña".

"Soy hijo y nieto de andaluces que llegaron a Cataluña hace 55 años desde Jaén y Granada, soy lo que llaman un charnego y soy independentista. He aquí su derrota y he aquí nuestra victoria", sentenció Rufián, en un discurso lleno de reproches y épica sobre el proceso independentista. "Mentirosos" y "miserables" son quienes, dijo, consideran en un país con "2,7 millones de niños pobres", que "el problema del sistema educativo es que los niños estudian catalán en Cataluña". "Crisis de convivencia la que usted tendrá en el PSOE a partir de hoy", avisó a Pedro Sánchez.

Democràcia i Llibertat, por su parte tendió la mano al PSOE de nuevo para explorar una alternativa de Gobierno y le ofreció con claridad su apoyo y el voto de sus ocho diputados a cambio del referéndum catalán. "Hoy España tendría un Gobierno si no fuera por la agenda de Cataluña", subrayó el portavoz de DL, Francesc Homs, desde la tribuna. "Estamos dispuestos, como contrapartida a un referéndum en Cataluña, a que haya un Gobierno en España", señaló dirigiéndose a Sánchez. Homs explicó que su voto negativo es un acuerdo que "no es cambio ni tampoco comporta asumir riesgos ni en el terreno económico, ni en el social, ni en Cataluña".

El PNV no reclama una consulta, pero los peneuvistas reprocharon a Sánchez no haber dialogado con claridad sobre la cuestión territorial. "No se trata tanto del derecho a decidir, sino de hablar a sociedades que se muestran y se sienten diferentes al resto del Estado. Yo no sé todavía lo que piensa usted del autogobierno", espetó el diputado vasco al candidato, al que advirtió de que, si hay una segunda oportunidad, necesita "saber el posicionamiento del PSOE", si pide su apoyo.

Los peneuvistas dejaron claro a Sánchez que el acuerdo con Ciudadanos no puede tener vigencia en su totalidad más allá de hoy. "Si quiere un Gobierno debería pensar en eliminar o matizar algunos elementos de ese acuerdo con Ciudadanos", le indicó el diputado Aitor Esteban.

Más información