Selecciona Edición
Iniciar sesión

La DGT estudia que no haga falta aparcar en el examen de conducir

Tráfico valora la creación de un permiso restringido a coches con sistema de estacionamiento asistido

El interior del vehículo con el sistema de ayuda automática para aparcar.

La Dirección General de Tráfico (DGT) estudia una reforma normativa para eliminar del examen práctico la obligación de aparcar. Esto sería posible solo para obtener un permiso de conducir restringido a coches que tengan un sistema de estacionamiento asistido, como el que ya existe para los vehículos automáticos.

La DGT ha dictado una instrucción en la que establece las condiciones para el uso de estos sistemas de estacionamiento y afirma que, en un futuro, "se puede valorar la necesidad de una modificación normativa que permitiera, a criterio del aspirante, obtener un permiso restringido para la conducción exclusiva de vehículos con un sistema de estacionamiento asistido".

Tráfico recuerda que, gracias al uso de las nuevas tecnologías, los sistemas de ayuda al estacionamiento permiten facilitan a los conductores la realización de una de las maniobras más frecuentes en las vías urbanas.

En la actualidad, se está generalizando la penetración en el mercado de los sistemas adaptados de ayuda a la conducción, conocidos como ADAS (Advanced Driver Assistance Systems). Por este motivo, la DGT ha publicado una instrucción que define qué es el sistema de estacionamiento asistido y cuáles son las condiciones básicas de uso de este avance tecnológico.

Requisitos legales

El uso de este sistema puede emplearse en las vías abiertas al tráfico siempre que se cumplan las condiciones de seguridad establecidas en la normativa del mecanismo de dirección de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE) y se mantenga una distancia máxima de 15 metros entre la sección de inicio y el final de la maniobra.

Si el control de los mandos del vehículo se realiza desde fuera del habitáculo, la maniobra se realizará a una velocidad máxima de cinco kilómetros por hora y la posición del conductor será tal que le permitirá mantener su libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente. En todo caso, la distancia entre el conductor y el vehículo será inferior a cuatro metros.

Más información