El marido de Koldo Losada recibe una condena de 19 años por su crimen

El jurado popular aprobó por unanimidad que Juan Antonio Ezkurdia mató a su pareja con alevosía

Vista del juicio celebrado por el crimen de Koldo Losada.

La Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado este viernes a Juan Antonio Ezkurdia a 19 años de cárcel por el asesinato de su marido, el actor Koldo Losada, cometido el 19 de noviembre de 2014 en Bilbao. La sentencia ha llegado apenas una semana después de que los nueve miembros del jurado popular coincidieran en que Ezkurdia le asesinó de un golpe en la cabeza con una escultura de 12 kilos que había en el domicilio y que después intentó hacer desaparecer regalándosela a una amiga. El jurado no tuvo en consideración las demandas de la defensa que intentó demostrar que se encontraba un estado transitorio de alcoholismo que le impedía saber lo que hacía. El veredicto del jurado fue de culpable de asesinato con alevosía y con la agravante de parentesco.

La condena impuesta por el magistrado de la Audiencia Provincial de Bizkaia Juan Mateo Ayala, rebaja un año las penas solicitadas tanto por la acusación como por la fiscalía, que pedían 20 años. Además prohíbe al asesino aproximarse durante 29 años a la familia del actor a una distancia inferior a 800 metros, pero también de sus domicilios, lugares de trabajo o sitios que frecuenten. Tampoco podrá comunicarse con ellos por cualquier medio. El magistrado le condena  a pagar 25.000 euros a cada uno de los hermanos del actor y al pago de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular.

El jurado consideró entre los hechos probados que Ezkurdia planificó el asesinato y que no bebió antes de cometerlo, hasta el punto de que del visionado de una serie de cámaras de televisión con su imagen, cabe concluir que no tenía mermadas sus capacidades motoras por el alcohol. La defensa argumentó con un perito, que era posible que Ezkurdia sufriera un Black out durante una buena parte del día del asesinato, una especia de agujero negro mental durante el cual no se recuerda nada. El jurado no lo entendió así y no consideró la ingesta de alcohol ni como eximente ni como atenuante.

Aquel mediodía, Ezkurdia se pintó la cara de Joker y tras planificarlo y suministrarle somníferos a su marido, -flurazepam, lorazepam, zolpidem y clometiazol-  le asesinó junto al perro de ambos, Gastón. Una cámara registró su imagen saliendo del domicilio con una bolsa de basura grande en la que después apareció el perro, ahogado con un fular, y varios cojines con sangre. Después sacó ciertas cantidades de dinero del cajero con las tarjetas del actor, sin titubear con los números secretos. Esa misma noche, después de tomar varios Martini blancos, y de pasar la tarde de compras con unas amigas, confesó.

Más información