Selecciona Edición
Iniciar sesión

La ausencia de avances anticipa un segundo rechazo a Sánchez

PP, Podemos y el resto de la Cámara, salvo Coalición Canaria, mantendrán su voto en contra

Pedro Sánchez con su equipo negociador este jueves. FOTO: J. VILLANUEVA / VÍDEO: ATLAS

A las ocho menos cuarto de esta tarde se celebrará en el Congreso de los Diputados la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez. Y con toda probabilidad, el secretario general del PSOE sufrirá su segunda derrota. Las cifras no han cambiado. 130 diputados, la suma de socialistas y Ciudadanos, darán su sí a Sánchez. El resto de la Cámara, 219 diputados —es previsible que la diputada Ana Oramas, de Coalición Canaria, mantenga su abstención—, volverá a rechazar su propuesta de Gobierno.

La Constitución exige mayoría simple para esta segunda votación, pero las cifras siguen sin sumar.

Nada se ha movido en las últimas horas, desde la primera votación fallida del pasado miércoles. Partido Popular y Podemos se reservan ya para desplegar sus respectivas estrategias a partir del próximo lunes. Tampoco ha habido muestra alguna de distensión, después de las duras acusaciones cruzadas que se escucharon en el hemiciclo.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, no se ha echado atrás ni ha pedido disculpas por sus descalificaciones a Felipe González, de quien dijo que tenía "el pasado manchado de cal viva", que causaron una profunda irritación entre las filas socialistas y pusieron aún más difícil cualquier posibilidad de acuerdo. A cambio, Iglesias ha respondido a González, que este jueves dijo que el líder de Podemos hablaba desde la "rabia y el odio" y que era un buen discípulo de Julio Anguita, el líder de IU cuando González era presidente del Gobierno.

"La memoria no es rabia ni odio, sino desear un futuro sin los errores del pasado", ha dicho Iglesias en su cuenta en la red social Twitter. "Hay pocos honores mayores que a uno le llamen aprendiz de Anguita".

Mientras el líder de Podemos avivaba el enfrentamiento con los socialistas, el portavoz en el Congreso de esta formación, Íñigo Errejón, insistía en pedir al PSOE que abandonara su pacto con Ciudadanos y formara un Gobierno de coalición con Podemos. "Sumamos más votos y es el único carril posible alternativo a uno u otro formato de esa gran coalición en la que PP o PSOE se abstienen", ha dicho Errejón, en Los Desayunos de TVE, tras dejar claro que el voto de Podemos esta tarde seguirá siendo en contra de la investidura de Sánchez.

El PSOE sigue empeñado hasta el último minuto, si bien con pocas esperanzas, en lograr al menos la abstención de Podemos. Su portavoz en el Senado, Óscar López, ha aludido en RNE a las declaraciones de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que este jueves expresó su deseo de que saliese del debate de investidura "un acuerdo con un Gobierno fuerte de cambio".

La propia Carmena aclaró horas después sus palabras. Se refería, explicó, a su deseo de que se construya una coalición de fuerzas de izquierdas, que no incluiría a Ciudadanos.

Aun así, los socialistas se han aferrado a las palabras de la alcaldesa madrileña para decir a Podemos que es posible un cambio a nivel nacional, como lo hubo en Madrid y en otros ayuntamientos, donde la alianza entre el PSOE y Podemos o sus confluencias hizo posible que la izquierda gobernara.

"Espero que los partidos que han dicho que quieren el cambio, este viernes voten cambio, y a partir de ahí, Pedro Sánchez hablará con todos", ha dicho López.

El Partido Popular anuncia su estrategia para el próximo lunes. En declaraciones a RNE-Radio 4, Andrea Levy, la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP,  ha explicado que su partido mantiene la voluntad de llegar a acuerdos con el PSOE y con Ciudadanos para que se forme un Gobierno estable. Mariano Rajoy es, a partir del lunes, un "actor activo", según Levy, mientras que el secretario general del PSOE está "fuera de juego", tras una maniobra con la que solo habría pretendido consolidarse como líder dentro de su partido, y que solo ha servido, según la dirigente del PP, para hacer perder el tiempo a los demás y "arrastra a Albert Rivera" con él.

El PSOE ha intentado en las últimas horas que al menos el PNV se abstuviera, para variar la cifra final de la derrota y transmitir sensación de avance, pero los nacionalistas vascos han confirmado que seguirán votando no a Sánchez, según ha explicado su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban.

Más información