Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Detenida una madre de Almonte por encerrar a su hijo cuando iba al tajo

El juez ha impuesto a la progenitora una orden de alejamiento y no puede acercarse a menos de 200 metros del menor

 ATLAS

Una mujer ha sido detenida en Almonte (Huelva) por maltratar y abandonar a su hijo de siete años, al que supuestamente dejaba encerrado y solo en casa los días que tenía que trabajar y el niño no tenía colegio. La arrestada —a la que el juez ha dejado en libertad provisional aunque le ha impuesto una orden de alejamiento del niño— está acusada de encerrarle con candados y cadenas, en un ambiente insalubre y sin acceso a comida, y de hacerlo de forma continuada. La madre, de nacionalidad marroquí y de unos 30 años, trabaja como peón en la campaña fresera. Salía de la vivienda sobre las 6.30 para ir al trabajo y no regresaba hasta las 16.30.

La arrestada vivía sola con este hijo en un piso compartido de inmigrantes. Fue detenida este jueves en Almonte y, tras pasar a disposición judicial, el magistrado acordó dejarla en libertad, aunque con medidas cautelares para proteger al menor. El niño se encuentra ahora bajo la tutela de los servicios sociales andaluces, que decidirán dónde y con quién vivirá. La mujer está imputada por supuestos delitos de abandono y malos tratos y tendrá que comparecer en los juzgados los días 1 y 15 de cada mes. El padre, según ha informado la mujer, vive en Marruecos.

El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Almonte (Huelva), Antonio Joaquín Díaz Trigueros (PSOE), ha precisado que la madre ni el menor habían acudido a los servicios sociales del Consistorio para solicitar algún tipo de ayuda y que tampoco tenían constancia de ningún problema familiar hasta que se produjo la intervención de la Policía Local por estos hechos.

Los hechos ocurrieron el miércoles por la tarde cuando la policía local y el Consorcio Provincial de Bomberos acudieron en auxilio del menor, de 7 años, que estaba llorando en el balcón de una vivienda. El aviso al 112 partió de un matrimonio de rumanos que compartía la vivienda con la arrestada. Según los vecinos del inmueble, no era la primera vez que el menor se quedaba solo y en estas circunstancias.

Encerrado en una habitación

El menor estaba encerrado en una habitación cuya puerta estaba sujeta con cadenas y candados, por lo que los bomberos entraron en el domicilio después de constatar que no había ningún adulto al cuidado del menor, que estaba sucio y hambriento y en una habitación con unas pésimas condiciones de higiene y salubridad. Los agentes que acudieron al domicilio se sorprendieron por las lamentables condiciones en las que se encontraba el inmueble.

El niño tenía un estado de ansiedad muy fuerte y fue trasladado al centro médico por los agentes. Una vez allí, la policía local dejó al menor bajo la custodia de la Unidad especializada en delitos relacionados con menores y mujeres.

Después de que un médico verificara si el menor había sufrido malos tratos físicos, los investigadores abrieron una nueva línea de investigación y consiguieron localizar a dos testigos de episodios violentos.

Más información