Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy hablará con Sánchez para culparle de repetir elecciones

El PP usará el previsible rechazo del líder del PSOE a su candidato para acusarle del actual bloqueo institucional y político

Pedro Sánchez reunido este jueves con su equipo de negociación.

Mariano Rajoy llamará y buscará en los próximos días algún tipo de contacto con Pedro Sánchez u otros interlocutores del PSOE pero con la vista puesta ya en las próximas elecciones. El PP no espera de esa cita nada más que otro rechazo a que Rajoy sea investido presidente del Gobierno, como el PSOE ya avanzó este jueves, pero el objetivo es culpar al líder socialista del actual bloqueo político e institucional. Ya en precampaña, el PP se siente más libre para atacar a Ciudadanos y a su candidato, Albert Rivera, como una mera comparsa del PSOE.

“Sí lo hará, sí lo hará, como lo ha hecho en otras ocasiones”, contestó este jueves Dolores de Cospedal, la número dos del PP, cuando le preguntaron en Tele 5si entre los planes futuros de Rajoy está volver a llamar para citarse al líder del PSOE. Cospedal reiteró de nuevo la oferta de un gobierno estable con PSOE y Ciudadanos presidido por Rajoy y remachó que el innegociable candidato del PP no se prestará en los dos próximos meses que permite la Constitución a una sesión de investidura como la del miércoles y la de este viernes de Sánchez sin los apoyos necesarios para salir elegido. En el PP esperan, por tanto, que el rey Felipe VI tampoco se lo vuelva a ofrecer.

Cospedal comentó también que el PP y Rajoy se afanarán en “luchar hasta el último día previo a que se tengan que convocar las elecciones” para que el socialista Sánchez cambie de criterio. Pero se confesó muy pesimista: “Si uno quiere bailar y otro no quiere es muy difícil bailar”.

Interlocutor directo y no “correveidiles”

javier casqueiro

En el equipo de Mariano Rajoy en La Moncloa ven “muy prematuro” pensar en las fechas y el modelo de esa segura futura charla con Pedro Sánchez. Quieren que primero se “asiente” el debate de investidura y luego empezarán a idear cómo y cuándo se produce esa “interlocución directa y no a través de ningún correveidile”. Esa alusión despectiva la utilizan para descartar el papel mediador de Albert Rivera, al que consideran ya “un adorno innecesario” frente al papel “indispensable” de Sánchez.

El PSOE respondió rápido al aviso del PP sobre la disposición de Rajoy. El portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando, ratificó la oposición ya conocida: “Desde luego, si alguien llama a Pedro Sánchez, siempre descuelga el teléfono pero si alguien a estas alturas piensa que el PP y el PSOE podrían ponerse de acuerdo es que no ha asistido al debate de 15 horas que ha tenido lugar en las Cortes”.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, aclaró más tarde que su partido está dispuesto a reunirse “cuanto antes” para hablar “en serio” con Sánchez y añadió con ironía que espera que el dirigente socialista comprenda ahora que no tiene problemas internos de liderazgo que el que ganó las pasadas elecciones y debe gobernar es Rajoy. Rafael Hernando admitió que el actual escenario político está abocado en estas condiciones a repetir las elecciones.

Ni formato ni fecha

El PP no sabe aún ni el formato de esos futuros contactos con Sánchez y otros líderes como Albert Rivera ni cuándo se podrán producir ni tampoco con qué tipo de interlocutores. Todo está por definir después de que acabe este viernes la segunda sesión y votación de la investidura de Sánchez, al que volverán a mostrar su frontal rechazo. El sábado Rajoy se marchará a Salamanca para participar en un acto interno ya de precampaña del PP y el lunes viajará temprano a Bruselas para estar en una cumbre sobre Turquía. En el PP no descartan que las reuniones con el PSOE y con Ciudadanos las puedan mantener a partir de ahora otros dirigentes, lo que revela el nivel de prioridad y de importancia que le conceden en realidad a esas citas.

El grado de improvisación en el PP sobre esos hipotéticos encuentros es tal que este jueves el vicesecretario de Sectorial, Javier Maroto, se pronunció en Onda Cero por celebrarlos incluso a tres bandas, es decir entre responsables de su partido, del PSOE y de Ciudadanos juntos, para empezar a discutir una serie de puntos de coincidencia, cerrarlos, y aparcar las diferencias y la discusión sobre los vetos de los nombres de los candidatos. Nadie le secundó en su propio partido sino más bien todo lo contrario. Todos los dirigentes del PP que se expusieron en público reafirmaron que sería un engaño y algo inviable discutir la candidatura de Rajoy.

El PP y el propio Rajoy insistirán en los próximos días ya con una agenda electoral clara, y este viernes en la segunda parte del debate, en la idea de que Sánchez se ha prestado a esta “investidura de ficción” para reafirmarse como candidato del PSOE para las próximas elecciones. Rajoy seguramente llamará también a Rivera, pese a que en el PP le catalogan ahora como “delegado” o “segundo portavoz” del PSOE y le consideran ya “innecesario”.

Más información