Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Homs pide un Gobierno de izquierdas y el referéndum

Esquerra ve “odio” a Cataluña y anuncia que irán a la desobediencia civil

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, este miércoles. FOTO: ZIPI (EFE) / VÍDEO: ATLAS

Los partidos independentistas catalanes en el Congreso, Esquerra Republicana (ERC) y Democràcia i Llibertat (DL), con nueve y ocho escaños, rechazaron este miércoles dar su apoyo a la investidura de Pedro Sánchez con un argumento común: que el candidato socialista no reconoce el derecho a un referéndum de independencia en Cataluña, su condición inexcusable. DL pidió además a Sánchez un Ejecutivo progresista. “Sí hay una mayoría parlamentaria para hacer un Gobierno de izquierdas, ¡sí la hay!”, exclamó su portavoz, Francesc Homs.

Mostró disposición Democràcia i Llibertat a un posible entendimiento con los socialistas, aunque con condiciones al final inasumibles para el PSOE. Homs pidió al candidato que eligiera otros socios —las formaciones de izquierdas—, a quienes reveló preferir frente a partidos de su órbita ideológica, como Ciudadanos y el PP. Pero el portavoz de DL advirtió de que cualquier apoyo de los catalanes está condicionado a una consulta en Cataluña. “Todo acuerdo de cambio pasa por aceptar la realidad plurinacional y, en consecuencia, la posibilidad de que se pueda celebrar un referéndum de independencia de Cataluña”, reclamó Homs. El líder socialista contestó tajante, uniendo el destino de DL a Esquerra Republicana: “Si pretende que el Gobierno de España descanse en la espalda de ERC, ya le digo que no”. “Si espera que el PSOE rompa con la soberanía nacional de España, ya le digo que ese no es el camino”, zanjó Sánchez.

El convergente repasó en su discurso el “hecho bochornoso” que supuso la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Cataluña, y reclamó iniciativa: “España debería proponer algo. ¿Tomarán algún día alguna iniciativa relevante sobre Cataluña? ¿Están dispuestos a abrir un diálogo sincero?”, se preguntó. Democràcia i Llibertat emplazó a los socialistas a hablar en el tiempo que se abre tras la previsible frustrada investidura de Sánchez, pero los catalanes dejaron claro que no van a renunciar a sus planteamientos para sentarse con el PSOE, y que mientras tanto la Generalitat seguirá con la hoja de ruta independentista. “Estaremos expectantes y abiertos a un diálogo, sin vetos. Sin desmemoria. Mientras tanto, no dejaremos de recorrer el camino que la ciudadanía nos ha marcado, que no es otro que el que siguen las instituciones de Cataluña”, explicó el portavoz de DL. A Sánchez le reprochó: “Usted es una mala copia del estilo del señor Rajoy”.

El candidato socialista ofreció, a cambio, avanzar en los 23 puntos que Artur Mas planteó al jefe del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en julio de 2014, cuando era presidente de la Generalitat, para mejorar la situación en Cataluña. Y pidió a los convergentes que reviertan su “conversión” al independentismo para abrir el diálogo. “Dentro de la legalidad su pretensión es legítima. Fuera de la ley no hay nada de qué hablar y dentro se puede hablar de muchas cosas”, resumió Sánchez.

El portavoz de Democràcia i Llibertat (DL), Francesc Homs. VÍDEO: ATLAS

Un tono durísimo usó, sin embargo, Joan Tardà, portavoz de ERC, para defender que su grupo no quiere nada del Estado español ni del candidato socialista, salvo que se les permita proclamar la república catalana, aunque lo harán igualmente sin permiso. El diputado relató toda una serie de desagravios que, en su opinión, comete el Estado y los dirigentes políticos españoles contra Cataluña, que sufre, según su relato, de “represión”, “odio” y “catalanofobia”. Y anunció que las instituciones catalanas y sus representantes irán a la “desobediencia civil” contra las sentencias judiciales y la ley si se impide el proceso hacia la “desconexión” de España. “¿Al final qué, nos van a encarcelar? ¿A los representantes democráticos del pueblo de Cataluña?”, inquirió. Fuentes cercanas al vicepresidente de la Generalitat y líder de Esquerra, Oriol Junqueras, apuntan que las palabras de Tardà no presuponen ningún plan nuevo en la Generalitat, informa Maiol Roger. No obstante, los miembros del Ejecutivo de Carles Puigdemont siempre evitan aludir a la desobediencia, y prefieren afirmar que su plan independentista es para “obedecer al Parlament”.

En la sucesión de reproches, el representante de ERC afeó a Sánchez su “actitud conservadora, retrógrada y estúpida, por estéril”, y concluyó con una metáfora sobre su tenacidad: “Si ustedes perseguían la castración química de Cataluña, es que no nos conocen”.

Más información