Pablo Iglesias se revuelve contra el PSOE: “Ustedes solos no son de fiar”

El líder de Podemos lanza ataques a Sánchez, Rajoy y Rivera. "Tienen manchado su pasado en cal viva", dice a los socialistas

Pablo Iglesias interviene en la segunda jornada del debate de investidura. Uly Martín

Pablo Iglesias contra todos. El secretario general de Podemos ha buscado este miércoles en su estreno en un gran debate parlamentario diferenciarse de todos los demás líderes, ha confirmado que sus 65 diputados votarán no a Pedro Sánchez, y ha emplazado al PSOE a negociar con él y a olvidar a Ciudadanos —al que ha calificado como “la naranja mecánica”—. Iglesias ha tratado de desmontar el contenido del acuerdo del PSOE y Ciudadanos, ha tendido la mano a los socialistas a partir de la semana que viene, pero, sobre todo, ha lanzado mensajes muy duros contra lo que entiende como el descarrilamiento del espíritu socialista. "Ustedes solos no son de fiar. Si quieren acuerdos, con garantías", ha recalcado sobre su oferta de Gobierno de coalición.

“Son las siglas del partido de mi abuelo, contó y cuenta con mujeres y hombres de gran valía con los que nos gustaría poder trabajar, pero su partido fue también el partido del crimen de Estado, tienen manchado su pasado de cal viva”, ha dicho en referencia a los GAL. “No le extrañe que cualquier día los trabajadores le pidan que entregue la S y la O del PSOE”, ha proseguido Iglesias, que ha terminado su intervención con el puño en alto. Iglesias ha llegado a acusar a Sánchez, quien ha recordado al concejal socialista asesinado por ETA Isaías Carrasco para criticar las palabras del líder de Podemos sobre Otegi, de mantener una “actitud miserable”. “Utilizar la memoria de las víctimas del terrorismo para atacar a un rival político es una actitud miserable”, ha cargado.

El dirigente de la formación emergente, que ha comenzado su intervención con una referencia a Salvador Puig Antich y la ha terminado citando a Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE, ha rechazado con nitidez el acuerdo suscrito entre Sánchez y Rivera y le ha reprochado al dirigente socialista su impulso a un pacto que hace equilibrios entre planteamientos encontrados. “Permítame que hoy reivindique la política como arte de cambiar las cosas. No es el arte del engaño, ni la fabricación de cócteles de distintos sabores”, ha señalado.

Con todo, el líder de Podemos no ha renunciado a la negociación. “Negocie con nosotros”, ha pedido Iglesias, que ha vuelto a formular su propuesta de Gobierno de coalición con los socialistas, IU y Compromís. "No hay en nuestra dignidad ni en nuestra firmeza ningún ánimo de revancha. Nuestra lealtad será igual de firme si rectifican ustedes y se ponen de acuerdo con nosotros. El tiempo del bipartidismo se acabó”, ha enfatizado.

Sánchez no ha sido el único blanco de sus ataques. Iglesias ha lanzado unas agrias críticas al PP y a Ciudadanos. “Han dicho ustedes que nosotros queremos destruir la democracia. Algunos de ustedes son hijos del totalitarismo político en este país. El PP fue fundado por siete ministros de la dictadura”, ha recordado, aun manifestando su respeto por Mariano Rajoy. A Rivera le ha llamado “hábil” y “triunfador”. “Si hay un triunfador es usted, a costa del señor Sánchez, pero representa la peor de las tradiciones políticas españolas, la que no tiene más ideología que su cercanía con el poder. Usted es de los que mandan, señor Rivera. Marionetas de los poderosos”, ha proseguido la descalificación.

El papel de las alianzas territoriales

Mucho menos duro que su compañero de filas, con quien se fundió en un abrazo al final de su discurso, Xavier Domènech, portavoz de la alianza catalana de Podemos, En Comú Podem, centró sus palabras en la desigualdad social y el encaje de Cataluña con la defensa del referéndum de independencia. Con el acuerdo con Ciudadanos, censuró Domènech, que niega la consulta en Cataluña, “se giran contra el 80% de los catalanes y catalanas”. El dirigente catalán terminó apelando directamente a los “socialistas de Cataluña”, a quienes les dijo en catalán: “La alternativa no es entre el PP y el PSOE. Es entre recentralización o los derechos nacionales (…) Es entre pasado o futuro. Con su sonrisa, con nuestra sonrisa, hagamos caer las espigas de oro que todo está por hacer, y todo es posible”.

“No ha habido nunca en la historia política de España un Gobierno de izquierdas que dé la espalda gran parte del sistema político catalán”, criticó Domènech, pero este pacto, el del PSOE con Ciudadanos, sí “da la espalda al sistema político catalán”, sostuvo, y “oscuridad” y “pasado”. El dirigente catalán explicó que el acuerdo de ninguna manera buscaba el apoyo de Podemos, y dijo no comprender por qué se requiere su abstención. “Era un pacto que claramente nos excluía, no entiendo ninguna de las sorpresas. No entiendo que su único mensaje de estos días sea el de que si no nos votáis a nosotros, gobierna Rajoy, ¿Hay algo más ahí que eso?”

Las alianzas territoriales de Podemos enfatizaron lo regional y la portavoz de En Marea, Alexandra Fernández, habló también en gallego y aludió a las mariscadoras, a los ganaderos, y pidió para Galicia, “una nación con una cultura y una lengua minorizadas”, un “viraje de 180 grados respecto de las políticas de austeridad y del modelo de Estado”. La dirigente anunció el voto en contra de la investidura de Sánchez y de un acuerdo con Ciudadanos que es “un micropacto impotente entre un partido socialdemócrata que no ejerce de tal y un partido neoliberal camuflado tras la sonrisa y la telegenia”.

Su voto en la investidura “es un no al continuismo, un no para que el cambio real, palpable, tangible para la gente del común pueda llegar cuanto antes”, señaló la diputada, que lamentó que Sánchez “perdiera la oportunidad” de un acuerdo que se hubiera basado en la “socialdemocracia y profundización democrática”. “No es mucho lo que pedimos. Desde luego no es nuestro programa de máximos”, sostuvo la parlamentaria de En Marea. La dirigente de la coalición gallega terminó con una advertencia a Sánchez con la vista puesta en las elecciones autonómicas gallegas, que se celebrarán este otoño. “Lamentamos si la oportunidad perdida por el señor Pedro Sánchez para construir un Gobierno de izquierdas en el Estado pueda provocar que las gentes del común de la nación gallega vean también empañada la consecución (…) de una alternativa a lo que Xosé Manuel Beiras denominó ‘brigada de demolición y etnocidio’ que representa el Gobierno de Núñez Feijóo”.

Más información