Rajoy limita su réplica a burlarse de Sánchez: “Es un bluf”

El líder del PP acusa a Sánchez de engañar al Rey, al Congreso y a los españoles en una "candidatura ficticia"

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha burlado esta mañana del intento de Pedro Sánchez de formar gobierno tras declinar él primero el ofrecimiento del Rey para hacerlo: "Nosotros no hemos engañado a la gente, ni a la cámara ni al Rey, ni hemos bloqueado nada". El líder del PP ha calificado la negociación del secretario general del PSOE de "farsa", "teatro", "impostura", "fraude", "vodevil a dos bandas", "comedia de enredo", "rigódón con cambio de parejas" y "candidatura ficticia" y ha atacado con un tono duro, sarcástico y hasta cruel el pacto entre socialistas y Ciudadanos: "La solemnísima firma de un acuerdo de muy limitada relevancia, pero que se ha presentado con una escenografía que nos hacía pensar que estábamos ante una página histórica de dimensiones solo comparables al Pacto de los Toros de Guisando".

Entre risas y aplausos exagerados durante los 33 minutos de su réplica por parte de su grupo parlamentario, Rajoy ha asegurado con sorna e ironía que el pacto entre PSOE y Ciudadanos iniciaba "una nueva era triunfal" que iba a estudiarse en los colegios junto a los Pactos de La Moncloa. "Nos ha hecho revivir aquellos felices días de la conjunción interplanetaria que nos anunció una entusiasta señora ministra a cuenta de que en el planeta Tierra iban a coincidir la presidencia americana del señor Obama con la presidencia de turno de la Unión Europea del señor Zapatero".

El presidente en funciones incluso se ha dirigido a Sánchez para llamarle "bluf" citando la definición del diccionario de la Real Academia: "Montaje propagandístico para crear un prestigio que posteriormente se revela falso". El PP había preparado también un hastag, una etiqueta especial para las redes sociales, y una campaña en twitter con ese mismo mensaje, que fue muy repetido y ensalzado por sus cargos en el partido, necesitados de ánimos tras 70 días de soportar un papel político muy secundario.

El líder de los populares ha acusado a Sánchez de "engañar al Rey y a los españoles" y de estar ya en campaña electoral para "justificar su supervivencia" y su propio liderazgo interno en el PSOE: "Ha gastado un mes repartiendo promesas y esperanzas con las manos vacías. Un mes de idas y venidas, mucha televisión y muy solemnes palos al agua". Y todo, según Rajoy, para cerrar un acuerdo repentino "con quien menos le complica la vida", el alusión a Ciudadanos hasta que este lunes organiza "una subasta de última hora" a ver si aumenta sus apoyos en Podemos y las confluencias. "Ha decidido usted sabotearse a sí mismo".

Rajoy ha despertado una reacción airada del resto del hemiciclo cuando ha acusado a Sánchez de no mover un dedo, no hacer nada y tardar tanto tiempo en entender que sigue sin sumar las alianzas suficientes para ser presidente cuando él apenas tardó un día en comprender que no tenía los apoyos para siquiera intentarlo: "No gasté ni un día". Esa fue la razón por la que justificó haber declinado el ofrecimiento del rey Felipe VI de presentarse a la investidura.

Sobre las ofertas concretas realizadas por Pedro Sánchez el martes en su discurso de investidrua, Rajoy se ha remontado para descalificarlas a la herencia recibida del expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero y ha acusado al secretario general del PSOE de pretender "volver a las andadas" y a las recetas fracasadas que llevaron a España a casi la ruina. Y agregó: "No basta con amontonar unas cuantas ideas que suenen bien. Hay que pagarlas", ha dicho Rajoy.

En su turno de réplica, Sánchez ha asegurado que Podemos es "la tabla de salvación" del presidente popular.

Rajoy, por su parte, ha aprovechado sus réplicas bastante cortas para insistir en la línea de ataque contra la credibilidad de Sánchez, al que ha llamado "el señor cambio". El aún presidente en funciones ha comentado sobre la reforma exprés de la Constitución que el líder del PSOE propone que conllevaría la necesidad legal de convocar un referéndum para refrendarla, una convocatoria anticipada de elecciones y otra consulta en menos de dos años. Además, Rajoy sigue sin entender qué pretende Sánchez con su fórmula del Estado federal y redujo las iniciativas sobre el desafío separatista de Cataluña a que el secretario general del PSOE al final propugna lo mismo que él, es decir prohibir cualquier tipo de consulta sobre la autodeterminación.

Más información