Otegi: “Las puertas giratorias de los independentistas son las cárceles”

El líder de la izquierda 'abertzale' Arnaldo Otegi asegura que toca hacer "autocrítica"

Otegi, en una rueda de prensa este martes. FOTO: JAVIER HERNÁNDEZ / VÍDEO: ATLAS

"Aquí las únicas puertas giratorias para los independentistas son las cárceles. La casta nos mete en la cárcel", ha afirmado Arnaldo Otegi en el mitin que ha ofrecido en la tarde de este martes en Elgoibar (Gipuzkoa), su pueblo natal, nueve horas después de cruzar la puerta de salida de la cárcel de Logroño tras seis años y medio de reclusión. Otegi ha vuelto a reclamar la liberación de los "presos políticos vascos", ha asegurado que la izquierda abertzale hará autocrítica y, en un tono muy electoral, ha repetido: "El único juez que aceptamos es el pueblo".

El líder de la izquierda abertzale, recibido en la plaza del pueblo con el sonido de la txalaparta, ha recorrido un pasillo con cientos de ikurriñas y alguna bandera independentista catalana. Nada más subir al escenario, donde le esperaban su esposa, sus dos hijos y su padre, ha levantado los brazos en señal de victoria y aplaudido a los alrededor de 2.000 congregados, mientras estos gritaban "independencia" y "presos a la calle, amnistía total", en euskera. Otegi ha vuelto a demostrar su capacidad para conectar con sus seguidores, quienes interrumpían su intervención con aplausos y consignas políticas. Entre los asistentes se encontraban muchos de los antiguos integrantes de la Mesa Nacional de Herri Batasuna y la actual cúpula de Sortu, entre otros.

En un escenario con su foto con el brazo izquierdo en alto, el número de recluso y el lema Presoak Kalera (presos a la calle), Otegi ha comenzado disculpándose. "Han pasado seis años largos y estoy desentrenado", ha dicho, aunque después ha demostrado que no ha perdido su capacidad de oratoria e improvisación. Su primer dardo lo ha dirigido contra la política penitenciaria y la situación de los 400 presos vascos, en especial para dos "compañeros" con los que ha convivido en la prisión de Logroño y para el ex secretario general del sindicato LAB Rafa Díez Usabiaga, aún en la cárcel cumpliendo condena por el caso Bateragune.

Ha sido en ese momento cuando ha afirmado que "las únicas puertas giratorias de los independentistas son las cárceles", porque "a nosotros la casta nos mete en la cárcel". De todas las reacciones que se han producido tras su salida de prisión, Otegi solo se ha referido a unas declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sánenz de Santamaría: "Ha dicho que yo soy un terrorista peligroso. Terrorista es Fraga Iribarne, asesinando trabajadores en Vitoria". Ha sido una alusión a los trágicos hechos ocurridos en Vitoria el 3 de marzo de 1976, pero ha querido aclarar que esas palabras no son suyas, sino que pertenecen a la letra del grupo Los chicos del maíz. "No lo digo yo, por si acaso", ha precisado.

Otegi ha querido trasladar un mensaje sobre el proceso de paz y convivencia, sobre el que ha dicho que la izquierda abertzale tiene que "generar las condiciones" para que sea una realidad. "Quiero congratularme de que la gente que vivía con escolta, acosada, pueda vivir en paz y libertad, me alegro sinceramente". Pero acto seguido ha añadido que lleva "en el corazón" a "esos padres que llevan 30 años haciendo la bolsa para la visita a las cárceles en las cárceles españolas y francesas".

Otegi atraviesa un pasillo con ikurriñas antes de subir al escenario en Elgoibar.

Otegi ha dicho que la izquierda abertzale "es capaz de hacer autocrítica", aunque también ha querido precisar que solo admitirá "al pueblo vasco como juez". "No vamos a hacer autocrítica porque lo digan en Madrid, sino porque nos debemos a este pueblo y no somos nada sin el pueblo", ha sentenciado.

Durante las pocas horas que han pasado tras recobrar la libertad ha podido saludar a representantes del PNV, PSE y Podemos, según ha dicho, y ha agradecido especialmente el apoyo recibido por los independentistas catalanes de la CUP —David Fernández y Ana Gabriel estaban entre el público— porque "nos están dado una autentica lección de lo que hay que hacer".

No ha querido alargar mucho su intervención, porque el próximo sábado tiene previsto ofrecer un mitin multitudinario en el velódromo de Anoeta —se esperan 8.000 personas—, donde se espera un discurso de mucho calado político y en el que podría anunciar si se presenta o no como lehendakari a las elecciones autonómicas que se celebrarán en Euskadi tras el verano. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado a la Policía Autónoma y a la Delegación de Gobierno en el País Vasco que vigilen su desarrollo para evitar la comisión de delitos de enaltecimiento del terrorismo.

Tras pasar 2.331 días en prisión por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna a través del proyecto Bateragune "siguiendo instrucciones de ETA", Otegi se ha dado este martes un baño de masas en su pueblo, que ha celebrado su regreso a casa con una fiesta que ha culminado con la actuación del cantante Fermín Muguruza, uno de los más activos defensores de la plataforma FreeOtegi.

Más información