Arnaldo Otegi sale de la cárcel de Logroño tras seis años y medio preso

"Ahora nos toca sacar a los presos de la cárcel y la independencia", ha dicho el dirigente abertzale

Otegi tras salir de prisión este martes. FOTO: L. RICO / VÍDEO: ATLAS

El dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi acaba de salir en libertad, tras cumplir una condena de 6 años y medio de prisión por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna bajo las órdenes de ETA. Unas 200 personas, entre ellas su mujer, su hijo y su padre, han recibido a la salida de la cárcel de Logroño a Otegi. "Todas estas cámaras", ha dicho el dirigente abertzale en referencia a la gran cantidad de medios de comunicación, "acreditan que hay presos políticos en el Estado español. No hay tantas cámaras para los presos sociales".

Otegi ha abandonado la prisión de Logroño pocos minutos antes de las nueve de la mañana de este martes entre aplausos y gritos de "independencia" y "presos vascos a la calle" de los asistentes. Ha salido con el brazo en alto y el primer abrazo ha sido para su hijo Hodei. Después ha saludado al resto de sus familiares. Los asistentes y los integrantes de Sortu han hecho un pasillo que llevaba hasta el escenario en el que el exportavoz de Batasuna habló brevemente a los asistentes.

El histórico dirigente de la izquierda abertzale ha pasado 2.331 días en prisión por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna a través del proyecto Bateragune "siguiendo instrucciones de ETA". Así lo estimó el Tribunal Supremo, que recortó su condena en seis años y medio rebajando la pena de 10 años que previamente le había impuesto la Audiencia Nacional. El alto tribunal alegó en su rebaja que Otegi no actuaba como dirigente de la banda, sino como mero integrante.

Sale de la prisión de Logroño como secretario general de Sortu, cargo para el que fue elegido a pesar de su condición de preso por las bases de la formación que recogió el testigo de Batasuna. El ya expreso Arnaldo Otegi no ha esperado ni un minuto para tomar el timón de la izquierda abertzale. Esta mañana, cinco minutos antes de las nueve, justo después del último recuento de presos en la cárcel de Logroño, ha dejado atrás los muros del penal y se ha echado a la espalda a una organización, Sortu, desconcertada por los cambios sociales y políticos que están transformando a la sociedad vasca y española. Rodeado de su guardia pretoriana, de los hombres que le han acompañado en la travesía, Rufi Etxeberria, Pernando Barrena, Joseba Permach y Juan José Petrikorena, además de decenas de antiguos militantes y dirigentes de la extinta Herri Batasuna, Otegi ha dicho que "renueva" su compromiso político como euskaldún, independentista y socialista.

En medio de abrazos y homenajes de sus correligionarios vascos y catalanes, y de abrazos a sus hijos y al resto de su familia, ha reconocido de forma implícita que asume el liderazgo de los independentistas tal y como se lo reclaman. "El mejor lehendakari, el pueblo", ha dicho. "Ahora nos toca sacar a los presos de la cárcel y la independencia", ha asegurado con el puño en alto.

Ya por la tarde, recibirá su particular ongi etorri de recibimiento en su pueblo natal de Elgoibar (Guipúzcoa). Además, el 5 de marzo Otegi volverá al Velódromo de Anoeta, escenario de algunos de sus mítines más célebres en el pasado. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado a la Policía Autónoma y a la Delegación de Gobierno en el País Vasco que vigilen su desarrollo para evitar la comisión de delitos de enaltecimiento del terrorismo.

Las elecciones autonómicas vascas están previstas para finales de este año y Otegi es una de las principales opciones con las que cuenta la izquierda abertzale —actualmente inmersa en un proceso de reflexión interno— para frenar el empuje electoral de Podemos. Pero esa posible candidatura a lehendakari puede verse truncada dado que la Audiencia Nacional le impuso 10 años de "inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo e inhabilitación especial para empleo o cargo público", según el fallo.

Cuando el alto tribunal le rebajó la pena en 2012, le mantuvo la inhabilitación especial acordada por la Audiencia Nacional, que fijó la imposibilidad de Otegi de ser candidato u ocupar cargo público hasta 2021. Este mismo tribunal confirmó la fecha hace unas semanas al rechazar un recurso de Otegi en contra de su inhabilitación. El preso alegaba jurisprudencia del Tribunal Supremo, según la cual, "viene indicando que deben especificarse los empleos, cargos u honores sobre los que recae" la inhabilitación.

Los partidarios de Otegi se aferran al precedente de Iker Casanova, condenado en su día por pertenencia a ETA a siete años y medio de prisión y otros tantos de inhabilitación por lo que no podía ejercer cargo público hasta noviembre de 2016. Sin embargo, en 2014 sustituyó a la parlamentaria de EH Bildu Laura Mintegi, ocupando un escaño en el Parlamento Vasco.

Arnaldo Otegi fue acusado de intentar reconstruir políticamente la ilegalizada Batasuna y condenado por pertenencia a organización terrorista en grado de dirigente. El tribunal consideró acreditado que los condenados formaban parte de un grupo escogido de las filas de la izquierda abertzale que, "en plena connivencia y siguiendo las superiores directrices de ETA, en la que se hallan integrados, diseñaban una estrategia de acumulación de fuerzas soberanistas".

"Entré como euskaldún y salgo como euskaldún, entré como socialista y salgo como socialista, entré como independentista y salgo como independentista", ha dicho en su primer acto político.

Más información