La Audiencia Nacional rechaza prohibir los homenajes a Otegi

El juez desestima su cancelación para "garantizar el derecho fundamental de reunión"

Arnaldo Otegi sale de la cárcel de Martutene en San Sebastian, en 2008. JAVIER HERNÁNDEZ Atlas

La Audiencia Nacional ha rechazado este lunes prohibir los actos convocados en honor a Arnaldo Otegi, que saldrá el martes de prisión tras permanecer seis años encarcelado. El juez Eloy Velasco mantiene así la línea marcada por la fiscalía, que rechazó la petición planteada por la Delegación del Gobierno en Euskadi para cancelar estos homenajes. Los representantes del Ejecutivo alegaron que estos "podrían constituir un delito de enaltecimiento del terrorismo", pero el magistrado explica en su auto que se trata a priori de "una convocatoria plural en la que nadie ha manifestado la intención de ensalzar actividades terroristas o humillar a sus víctimas".

Velasco, de acuerdo con los informes de las fuerzas de seguridad, analiza en el escrito las tres citas convocadas y, a continuación, desestima su prohibición. De hecho, el juez expone que se trata de "actos festivos o políticos". "No consta, ni por los antecedentes de los convocantes ni por las circunstancias en casos similares, que vayan a producirse actos de tipo delictivo", remacha el magistrado, que rechaza cancelarlos para "garantizar el derecho fundamental de reunión y manifestación".

El primer acto se celebrará en Logroño, junto a la cárcel. "Está concebido como un acto organizado por Sortu con fines estrictamente políticos", escribe el instructor. El segundo, en Elgoibar (Gipuzkoa): "Organizada por la plataforma ciudadana Arnaldo Libre, que ha convocado 30 manifestaciones similares en los últimos tiempos de las que no constan incidentes reseñables". Y el tercero, en San Sebastián (Bizkaia): "Un acto de carácter político al que han anunciado su asistencia actrices, ciclistas, pelotaris, cantantes, periodistas y diputados de EH Bildu".

Pese a estos argumentos, la Audiencia Nacional sí ha respaldado la medida de la fiscalía de vigilar los homenajes. El juez ha decretado este lunes que se inste a las fuerzas de seguridad a controlar estas convocatorias con el objetivo de "evitar que, en el curso de las mismas, se realicen actos que pudieran ser constitutivos de delito de enaltecimiento terrorista". "Y, en caso de que se produjeran, se proceda a la identificación y detención de sus autores", apunta Velasco.

Arnaldo Otegi saldrá en libertad este martes tras permanecer en prisión desde octubre de 2009, cuando la policía lo detuvo por orden del juez Baltasar Garzón en el marco del caso Bateragune —intento de reconstruir la ilegalizada Batasuna—. La Audiencia Nacional lo condenó a 10 años de cárcel por integración en ETA en grado de dirigente, aunque el Tribunal Supremo rebajó la pena a seis años y medio. Un plazo que expiraba el 8 de abril de 2016. Pero su salida se ha adelantado hasta el 1 de marzo al descontarle en el cómputo las veces que tuvo que comparecer en los juzgados como medida cautelar.

La izquierda abertzale ya ha tanteado al exportavoz de Batasuna para encabezar su candidatura en las elecciones vascas previstas para este año. Pero, de momento, Otegi no puede concurrir a los comicios autonómicos, ya que sobre él pesa una condena de inhabilitación para cargo público hasta el 28 de febrero de 2021, aunque sus letrados anunciaron que recurrirían ante el Tribunal Supremo. El Gobierno vasco y partidos como PNV, Bildu, IU y Podemos se han opuesto públicamente a esta inhabilitación. "No tiene sentido", llegó a asegurar el portavoz del Ejecutivo de Euskadi, Josu Erkoreka.

Más información