Barberá desafía a las Cortes Valencianas

La senadora planea no acudir a explicar en el Parlamento su relación con el ‘caso Taula’ en la comisión pedida por Podem

La senadora valenciana Rita Barberá ha sido convocada hoy por las Cortes Valencianas, a iniciativa del grupo parlamentario Podem, para que explique en la Comisión de Coordinación, Organización y Régimen de las Instituciones de la Generalitat cómo afecta al ejercicio de su cargo su presunta vinculación con la trama corrupta ligada al caso Imelsa, también llamado Taula.

En la causa que investiga el presunto amaño de contratos públicos a cambio de comisiones ilegales en varias Administraciones hay ya 80 imputados, muchos de ellos relacionados con el PP. Del caso principal se ha desgajado una pieza donde se instruye un presunto delito de blanqueo de capitales en el que están investigados 49 concejales, exconcejales y asesores del grupo municipal del PP que lideraba hasta hace poco la propia Barberá. El Parlamento autónomo que la nombró senadora le pide ahora explicaciones por un escándalo que salpica a su entorno político y personal.

Barberá no ha precisado si irá, pero, a la vista de sus declaraciones del pasado jueves cuando compareció para dar explicaciones, la posibilidad parece remota. “No lo he decidido aún”, dijo taxativa para a continuación lanzar un aldabonazo contra las Cortes: “No me voy a someter a tribunales totalitarios”, agregó tras especificar que no está obligada a comparecer en esa comisión porque no es de investigación. Adujo además que el caso está bajo secreto de sumario.

Que la exalcaldesa y exdiputada autonómica equiparase el Parlamento valenciano con un tribunal popular totalitario ha causado estupor e indignación entre los diputados regionales. El presidente de la Cámara, Enric Morera, de Compromís, ha exigido a Barberá respeto e incluso ha amenazado con reprobarla si no acude a la llamada de las Cortes, que fue quien, a propuesta del PP, la nombró senadora hace solo unos meses. Morena recuerda que la propuesta de comparecencia se tramitó sin la oposición de ningún grupo parlamentario en la Mesa de las Cortes ni en la Junta de Portavoces. Por tanto, hay unanimidad.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mònica Oltra, fue más allá en sus reproches a la senadora. “¿Pensaba lo mismo de las Cortes hace un año cuando el PP tenía la mayoría absoluta? Que una senadora tenga esa idea de la democracia cuando todos sabemos lo que ha ocurrido en esta comunidad es situarse fuera del sistema democrático”, censuró Oltra. Los socialistas lamentaron su desprecio a la Cámara y Ciudadanos y Podemos le han reclamado el escaño.

Las comparecencias de los senadores territoriales en las Cortes Valencianas se rigen por la ley de designación de senadores territoriales de 2010, que en su artículo 16 reconoce el derecho de la Cámara a solicitar la comparecencia, pero no es vinculante, no obliga a la senadora, interpretan fuentes populares. El citado artículo señala que la comparecencia es “sobre temas relacionados con su actividad parlamentaria de interés para la Comunidad Valenciana” y de acuerdo con el procedimiento que se sigue para las comparecencias de los miembros del Gobierno valenciano, que sí deben comparecer. El caso parece abierto a interpretaciones.

Fuentes parlamentarias apuntan a que si Barberá no comparece, la presidencia de la comisión pedirá un informe a los servicios jurídicos de las Cortes Valencianas y en el mismo se determinará si tiene obligación de presentarse en la Cámara al ser senadora territorial.

Más información