El juez investiga si Ignacio González recibió dos millones para su ático

Un juzgado de Estepona (Málaga) investiga si el expresidente madrileño logró una comisión tras un pelotazo urbanístico de la red Gürtel en Arganda del Rey (Madrid)

Un juzgado de Estepona (Málaga) investiga si el expresidente madrileño Ignacio González (PP) recibió una comisión de dos millones de euros para su ático tras un pelotazo urbanístico de la red Gürtel en Arganda del Rey (Madrid). La Fiscalía Anticorrupción de Málaga, basándose en unas grabaciones y un informe policial, acaba de revitalizar el caso —estaba estancado por varias comisiones rogatorias— y solicitado la imputación de González, su esposa y el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, que aparece en las grabaciones. El ático estaba a nombre de una sociedad sin actividad y radicada en un paraíso fiscal.

La Fiscalía Anticorrupción de Málaga, basándose en unas grabaciones y un informe de los servicios de inteligencia de la policía, acaba de revitalizar el caso del ático del hombre al que Esperanza Aguirre dejó en 2012 la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. El juzgado 5 de Estepona investiga la procedencia del dinero con el que adquirió la lujosa casa en Marbella.

El asunto estaba estancado por varias comisiones rogatorias inconclusas a EE UU y Reino Unido, hasta que el juzgado ha incorporado al sumario grabaciones de conversaciones entre el comisario de inteligencia José Manuel Villarejo y González y otra con el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo. En ellas, González muestra ante Villarejo y otro agente su preocupación por que trascienda que el ático (que oficialmente alquiló en 2008 y que en 2012 dijo que ya había adquirido) figurase a nombre de una sociedad, Coast Investor LL, sin actividad y radicada en el paraíso fiscal de Delaware (EE UU). Esta firma, a nombre de Rudy Valner es, a su vez, propiedad de otra sociedad radicada en Panamá.

El informe policial elaborado por el equipo del comisario Villarejo, quien prestó declaración el pasado 2 de febrero en el juzgado, y al que ha tenido acceso EL PAÍS, revela cómo llegó supuestamente ese ático a manos de González.

El informe sitúa el origen del dinero del ático en una supuesta comisión de dos millones de euros derivada de un megapelotazo urbanístico en el que medió la trama Gürtel, y que recayó en la empresa Martinsa, presidida por Fernando Martín: la recalificación de un terreno en Arganda del Rey (Madrid) que se adjudicó por unos 50 millones menos de lo que valía la parcela.

Las grabaciones de las conversaciones han guiado al fiscal a pedir al juez que cite como imputado a González, a su esposa, Lourdes Cavero, y al presidente del Atlético. “El señor Cerezo me llamó en muchas ocasiones. Imagino que su interés, además de ser amigo de González, era evitar que siguiera la investigación, ya que el fiduciario, el señor Rudy Valner, también era el fiduciario del señor Cerezo”, declaró el pasado 2 de febrero Villarejo ante el juzgado de Estepona.

Siempre según el citado informe, fruto de la operación urbanística de Arganda se detectaron 15 millones de euros en Miami y España “pagados por Fernando Martín”, entre otras personas, al líder de la Gürtel, Francisco Correa, y al exalcalde de Arganda, Ginés López. Y dos de esos millones habrían ido a parar a González, entonces vicepresidente del Gobierno de Aguirre y responsable último de las recalificaciones de suelo en la región.

Gran parte del dinero lo recibió González supuestamente en líquido y el resto fue utilizado por Coast Investor para la compra del ático. “Los pormenores de dicho pago coincidieron con un viaje que González hizo a Colombia entre el 29 de agosto y el 4 de septiembre de 2008, acompañado, entre otros, por el consejero de Martinsa Manuel Serra”. Ese viaje fue espiado por una agencia de detectives que grabó un vídeo en el que se ve a González entrar con bolsas grandes en un hotel.

González ha mantenido que su charla con Villarejo fue a instancias del comisario y que este le chantajeó (el comisario lo denunció por ello y asegura que fue González quien concertó la cita).

El informe policial revela que para la “aparente venta” del ático se empleó una inmobiliaria sita en la misma urbanización donde se enclava. En la operación actuó como vendedor, con poderes “Pedro Javier Villate y, aunque el precio inicial del ático era 1,3 millones, finalmente fue escriturado en 850.000 euros”, según el informe, que también apunta que el dinero procedía de una cuenta que el presidente de Martinsa tenía en las Islas Caimán y desde la que se nutrió a Coast Investor. Según el informe, poco después del viaje a Colombia, González y su esposa visitaron el ático. Hay fotos del cocheque alquiló la esposa de González en el aeropuerto de Málaga. Según el informe, Cavero “gastó un dineral en muebles”, lo que no tiene sentido si realmente era un alquiler.

Agentes policiales de Marbella, los primeros que indagaron este tema, preguntaron entonces al portero de la finca, David Jiménez, sobre el inmueble, y este les indicó que, “aunque estaba a nombre de una empresa extranjera, en realidad pertenecía al vicepresidente de la Comunidad de Madrid”, entonces Ignacio González. “Él dice que está de alquiler, pero el piso es suyo”, apostilló el portero a los agentes. El pago de la comunidad del ático se hizo desde Coast Investor. “El abono del dinero provenía de una cuenta del banco Lloyduds TSB Bank PLC de Londres, tras recibir una orden del USBKUS44FX, de USA, por orden de Coast Investors, radicada en Beverly Hills. Pagó una cuota de comunidad 3.266 euros. El abono fue ordenado por Rudy Valner, del despacho de abogados Law Offices Of Rudy Valner, con domicilio también en Beverly Hills”.

Fuentes de esta investigación aseguran que Valner tiene ahora en su poder (“y no sabe qué hacer con el dinero, puesto que el ático ya estaba pagado”) los cerca de 700.00 euros abonados por González cuando anunció que finalmente había adquirido el inmueble tras saltar el escándalo a la prensa. El fiscal anticorrupción de Málaga no cree necesario, de momento, a la espera de varias pruebas que permitan ver si hay conexión, inhibirse del asunto del ático en favor del juzgado que lleva el caso Gürtel, el número 5 de la Audiencia Nacional. Antes quiere que González explique ante el juzgado las grabaciones, y que se dé un nuevo impulso a las comisiones rogatorias a EE UU y Reino Unido sobre supuestos trasvases de dinero que se hacen a través de varias sociedades extranjeras con destino final en Coast Investor.

Villarejo: "Me coaccionaron para que no investigara"

La investigación sobre este ático fue encargada inicialmente por el exdirector adjunto operativo de la Policía Nacional, Miguel Ángel Fernández, ya fallecido, al ex comisario jefe de Marbella, Agapito Hermes de Dios, bajo la supervisión de Villarejo. Así consta en el sumario que instruye por blanqueo de capitales el juzgado 5 de Estepona. El comisario Villarejo declaró el pasado 2 de febrero ante el juzgado de Estepona. Avaló el contenido de las grabaciones de su conversación con González y otras de llamadas que le hizo Cerezo, y señaló que el expresidente madrileño, “lejos de colaborar, lo que quería era parar la investigación”.

El comisario destacó que, en aquel momento, su intención y la del inspector que le acompañaba cuando él hizo la grabación, era pedirle datos a González (recibos, extractos bancarios…) que permitieran desterrar la información de que ese ático le había sido regalado a cambio de una recalificación en Arganda. Pero no demostró nada. Su única preocupación era que no trascendiese que estaba de inquilino en un ático puesto a nombre de una sociedad sin actividad y opaca al fisco. Ante el juez, el comisario llamó la atención de que “Coast Investor se desactivó a los pocos días de comprar el ático”. Villarejo dijo también que había sido la investigación “más difícil de su vida” y que el actual director general de la Policía, Ignacio Cosidó, le prohibió, a través del jefe de Asuntos Internos entonces, seguir investigando a González. “Me coaccionó para que no investigara”, dijo al juez. Y al comisario de Marbella, denunció, “lo han echado. Lo imputaron y suspendieron de empleo y sueldo”.

Más información