Selecciona Edición
Iniciar sesión

Pedro Sánchez pedirá el aval del comité federal para atraer a Podemos

El líder del PSOE quiere buscar el sí o la abstención de Iglesias para lograr la presidencia en la segunda votación, cuando necesita más 'síes' que 'noes'

Pablo Iglesias y Pedro Sanchez, en una imagen de archivo. B. Pérez

Las fuerzas del cambio tienen que unirse para cumplir el mandato de los ciudadanos en las urnas el pasado 20 de diciembre, según la interpretación de Pedro Sánchez. El líder del PSOE pedirá este lunes al comité federal, según fuentes de la dirección, que le mantenga el apoyo en su intento de atraer a Podemos, por la vía del sí, aunque muy improbable, o la abstención a su investidura. Su fórmula de búsqueda de “un acuerdo transversal e incluyente”, la considera avalada por los militantes que respaldaron, casi por un 80% y con un 51,7% de participación, que busque el acuerdo “entre distintas fuerzas políticas”.

La previsión para el comité federal del PSOE de hoy es de tranquilidad. La celebración al día siguiente de la primera jornada de la investidura de su secretario general, Pedro Sánchez, determinará que ese máximo órgano de dirección de los socialistas se limite a avalar el acuerdo con Ciudadanos, que el día anterior obtuvo el espaldarazo de los militantes en una consulta universal en la que se involucró algo más de la mitad del partido.

Nadie quiere soportar el baldón que supondría mostrarse  crítico con Sánchez a sabiendas de que el máximo representante del PSOE subirá mañana a la tribuna del Congreso a pedir el voto para su investidura por encargo del jefe del Estado. Esta es la tesis de los menos afectos a Sánchez para establecer la previsión de que el comité federal transcurrirá sin sobresaltos, aunque no faltarán alusiones de escepticismo sobre el devenir de los pactos, y el resultado de la investidura.

Paso a paso, es la respuesta de Pedro Sánchez, que este lunes pedirá el apoyo del comité federal, que es en verdad el órgano oficial que puede aprobar la política de pactos y alianzas, tras el aval de los militantes. La pregunta tan abierta a la que respondieron los afiliados permite a Sánchez intentar el apoyo a su investidura a derecha e izquierda. Ni siquiera la pregunta hacía mención a Ciudadanos. Ahora es el momento de tratar de ampliar el abanico y Sánchez abrirá el debate y escuchará a los miembros del comité federal su opinión al respecto.

202 por el cambio

Hoy en este órgano de dirección, mañana en la sesión de investidura —después de exponer el programa de gobierno— y de nuevo en la siguiente jornada parlamentaria, el 4 o el 5 de marzo, el líder del PSOE señalará que en la Cámara baja hay 202 diputados votados por los ciudadanos para el cambio y que va a intentar ahormar esa mayoría en un pacto coherente. Esos dos centenares de parlamentarios por el cambio le resultan de sumar el apoyo recibido al PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU y Coalición Canaria, aunque también quiere incluir al PNV.

¿Cómo se va a conseguir el apoyo de Podemos después de que este partido se considera incompatible con Ciudadanos, y viceversa? Esta es la pregunta que formulan dirigentes territoriales consultados por este periódico que, no obstante, no estaban dispuestos a ser demasiado explícitos hoy en el comité federal.

Para la mayoría de los dirigentes territoriales la consecución del acuerdo con Ciudadanos, fue una sorpresa porque Sánchez no les informó, según señalan estos interlocutores. Nada se dijo en contra de acordar con Ciudadanos en el anterior comité federal, celebrado el 30 de enero, ya que todos los resquemores se dirigían a pactar con Podemos, principalmente por la defensa de un referéndum en Cataluña.

No cree Sánchez que haya dado la menor muestra de “debilidad” ante Podemos como se ha visto por la respuesta documentada que dio al programa que le envió el partido que lidera Pablo Iglesias. Ahora todos sus argumentos para conseguir que faciliten su investidura será que o gobierna un socialista o hay elecciones. Los votantes de Podemos, la mayoría de procedencia del PSOE, constatarán, además, que ese partido ha votado junto al PP de Mariano Rajoy. Esta será una máxima permanente en el PSOE en los próximos dos meses.

Más información