Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy acusará a Rivera de claudicar ante la izquierda y el gasto público

El documento realizado para que el líder del PP replique a Sánchez y Rivera eleva a 90.000 millones de euros el coste del pacto

Mariano Rajoy se prepara para un debate de investidura de Pedro Sánchez que vaticina duro, increpado por el líder del PSOE y de Ciudadanos, y articula una respuesta contra el pacto de progreso suscrito por esas dos formaciones en la que acusará a Albert Rivera de “claudicar” como referente de centro derecha al aceptar “un programa ZP 2.0” socialdemócrata. Rajoy culpará a Ciudadanos de apuntarse así a las recetas de la izquierda y de aumentar el gasto público en 90.000 millones de euros. El argumentario del PP para el debate vuelca sus ataques en Rivera, al que Rajoy pretende convencer en el futuro para que le apoye.

El argumentario oficial del PP preparado para responder al “Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso del PSOE y Ciudadanos” se articula también como el propio pacto en siete epígrafes. Pero antes se ocupa de descalificar sobre todo al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, por “claudicar como líder de centro derecha y aceptar, como señala el propio Sánchez, un programa de izquierdas prácticamente idéntico al que presentó el PSOE el 8 de febrero”. El documento del PP, que Rajoy está usando para construir su réplica en el debate de investidura que comienza mañana, apenas concede a Rivera haber “colado” algunas de sus medidas como el complemento salarial mínimo o la prohibición del referéndum en Cataluña a cambio de olvidar otras como el contrato único.

El PP concluye que el pacto es una copia en número de páginas, capítulos, epígrafes, estructura y fondo del documento del PSOE y lo tilda de “programa ZP 2.0 con elementos propuestos por Ciudadanos más cercanos a la socialdemocracia que al liberalismo, desenmascarando la auténtica orientación política de Rivera”.

Modelo económico

Sobre el modelo económico, al margen de mofarse del “fusilado” de las 10 páginas y 100 medidas aportadas por el PSOE, el PP cuestiona que Ciudadanos, “que se definía como liberal, apoye el banco público que proponía Sánchez (“Impulso al ICO para transformarlo en un verdadero banco público de inversiones”)”.

En ese apartado también se crítica la propuesta de establecer un nuevo sisema de cotización en función de los ingresos reales de los autónomos porque “supone una importante subida de cotizaciones para el 80%” y se cuantifica en 2,5 millones de trabajadores los que pagarán más.

En el punto de las finanzas públicas, los populares denuncian la “cuadratura del círculo imposible” al hablar de estabilidad presupuestaria y de renegociar con Bruselas el cumplimiento de los objetivos de déficit: “En realidad Ciudadanos se apunta a la receta de la izquierda de siempre: aumentar el gasto para engordar el Estado, subir impuestos y aumentar el déficit para que luego paguen otros”. Es ahí cuando los asesores en el PP de Rajoy se preguntan “¿Quién va a pagar realmente los más de 90.000 millones de euros que cuestan las medidas de este acuerdo a lo largo de la legislatura?”. En un argumentario anterior, el PP había cifrado ese gasto del pacto en 50.000 millones.

En el documento elaborado para Rajoy no se añaden muchas pistas de dónde sale esa suma. Primero se recoge que el pacto apuesta por eliminar varias deducciones del impuesto de Sociedades y luego porque se añadan otras nuevas: I+D+I; mecenazgo, filantroplía y participación social, exportación. También se rebate el “eufemismo” de armonizar el impuesto de sucesiones y donaciones para no reconocer que se subirían esos impuestos, como el de las grandes fortunas o los especiales.

La reforma laboral

Entre los argumentos preparados para Rajoy, el PP “agradece” que “ni Sánchez deroga la reforma laboral ni Rivera introduce el contrato único”. Y se constata también que las indemnizaciones por despido “se mantienen a los niveles actuales a partir del tercer año o se reducen en caso de que el despido se produzca en los dos primeros años”.

Los populares reflejan en su réplica que Ciudadanos “compra entre los tópicos demagógicos de la izquierda” la paralización de la ley de educación, la formación profesional, que el acceso a las becas vaya a ser a partir de ese futurible gobierno un derecho o “que la enseñanza pública obligatoria vaya a ser gratuita como ya es”.

El PP ironiza con que para “presumir de progresista” haya que incluir la bajada del IVA cultural del 21% al 10% y mantiene que para rebajar todas las actividades culturales es necesario recuperar los ingresos tributarios. Los populares no comparten que Ciudadanos acepte ahora implantar el Ingreso Mínimo Vital que su gurú económico Luis Garicano denostó como “una trampa de pobreza” a cambio de que el PSOE asuma el Complemento Salarial Garantizado. Dos medidas que los firmantes cuantifican en 7.000 millones de euros y que el PP duplica. El PP cifra en otros 5.000 millones el objetivo de alcanzar el 0,7% del PIB en ayuda a la cooperación.

Más información