Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La interpretación del pacto separa a PSOE y Ciudadanos

La formación de Rivera cree que los socialistas anunciaron la derogación de la reforma laboral para conseguir que sus bases aprobaran el acuerdo

Ciudadanos cree que el PSOE ha tergiversado la explicación pública del contenido del pacto firmado por los dos partidos para facilitar que la militancia socialista lo aprobara, como hizo el sábado. Las discrepancias son el reflejo de un problema de base. El PSOE busca llegar a La Moncloa con la abstención de Podemos, por lo que intenta subrayar el acento progresista del pacto; y Ciudadanos con la del PP, por lo que resalta su espíritu “constitucionalista”.

¿A qué se deben esas fricciones entre dos fuerzas que acaban de firmar un pacto que denominaron de gobierno, y que deberían considerarse socios y aliados?

“No puedo evitar que alguien, interesadamente, para una consulta interna, intente decir una cosa que no está escrita”, valoró Rivera durante una entrevista en La Sexta. “No puedo evitar que Pedro Sánchez diga lo que no dice el documento”, recalcó. “Me fío de lo que he firmado. Si tuviera que fiarme de la palabra de Rajoy, de Sánchez, o de cualquier otro… las palabras se las lleva el viento”, añadió.

“Había un proceso interno en el que el PSOE necesitaba vender, y han hablado de una manera un poquito ligera. (...) El señor Sánchez le da un toque para su referéndum interno”, coincidió Luis Garicano, miembro de la Ejecutiva de la formación emergente y de su equipo negociador.

La lista de discrepancias es larga. El PSOE, por ejemplo, dice que el acuerdo deroga la reforma laboral del PP, y Ciudadanos lo niega. Los socialistas defienden que las Diputaciones se reforman, y los representantes de la formación emergente aseguran que se suprimen. Sánchez, finalmente, cree que cuenta con los 40 votos de Ciudadanos hasta que logre llegar a La Moncloa o se convoquen nuevas elecciones, mientras que los representantes de Rivera pretenden estudiar la situación si el socialista no consigue la investidura a la primera. Este último punto ha provocado distintas llamadas entre los dos equipos negociadores en las últimas horas.

“Lo cierto es que el penúltimo párrafo del acuerdo dice textualmente: ‘Implica el voto favorable a la investidura del candidato Pedro Sánchez’. Por lo tanto, el acuerdo no establece límites para elegir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno a lo largo de todo el proceso de investidura”, dijeron fuentes de la dirección del PSOE consultadas por este diario.

Los dirigentes de Ciudadanos, sin embargo, creen que si Sánchez no logra la investidura debe haber una reunión entre los dos partidos para evaluar el futuro del acuerdo. Esa reunión, tras la que las dos formaciones podrían seguir juntas, tiene un alto contenido estratégico. Permitiría, por ejemplo, que Rivera conociera si la intención de Sánchez es buscar la abstención de Podemos para ser presidente, lo que no es aceptable para Ciudadanos. El partido de Rivera cree que el PP es el partido que debe participar en la operación.

Los dos partidos afrontan ahora una semana decisiva para que se cumplan sus objetivos. Sánchez afronta la primera votación de investidura el día 2.

Más información