El permiso de paternidad recogido en el pacto indigna a las expertas

“Los meses opcionales son una trampa: solo los tomarán las mujeres", dicen

El pacto entre el PSOE y Ciudadanos recoge un aumento del permiso de maternidad de seis a ocho semanas intransferibles y otras ocho exclusivas para los padres. A ello hay que sumar otras 10 semanas de reparto “opcional” entre ambos progenitores. En la actualidad la madre tiene seis semanas en exclusiva y el resto, hasta las 16 puede compartirlas con el padre. Ellos tienen dos semanas propias.

“El pacto firmado esconde, bajo una apariencia de igualdad, una trampa tremenda, porque en la actualidad la madre ya se está cogiendo las 16 semanas completas, incluidas aquellas que puede transferir a su pareja. Y el padre, las dos que tiene para él. Con este nuevo modelo, la madre tendrá ocho propias y 10 opcionales, porque las tomará ella todas, es decir, 18, dos más que ahora, más tiempo apartada del mercado laboral. Es decir, ellos ocho y ellas 18. La realidad demuestra este comportamiento”, explica María Pazos, de la Plataforma por los permisos iguales e intransferibles y pagados al 100%.

Esta organización lleva años trabajando sobre esta cuestión y ha estudiado exhaustivamente el funcionamiento de estas políticas en toda Europa. “Desgraciadamente, Ciudadanos se la ha colado al PSOE, porque ha introducido esa idea de la opcionalidad, aparentemente imaginativa e igualitaria, que no es ninguna de las dos cosas. La realidad demuestra que lo opcional acaba siendo para las madres y después es muy fácil culparlas de que son ellas las que quieren hacerlo voluntariamente y ellos los culpables de desentenderse de los cuidados. La realidad es que ambos están presionados por las circunstancia sociales y empresariales”, continúa Pazos.

El modelo de las semanas “opcionales” se está extendiendo por Europa, en países como Alemania, “donde encima está mal pagado”, en Suecia o en los países nórdicos y ahora, en los del Este”, dice Pazos.

La asociación se reunió el 17 de febrero con todos los grupos políticos en el Congreso y todos aceptaron llevar esto a debate en el pleno.

La organización reclama que se dejen las actuales semanas de las madres y se avance con las de los padres con el presupuesto de que se dispone. “Queremos que se establezca un calendario serio y realista, donde haya, por ejemplo, seis semanas para los padres a la entrada en vigor de la ley y después se vayan aumentando de dos en dos en los siguientes años. Si esto no es posible podemos negociar otro calendario, pero con esta filosofía, que, en principio, el PSOE compartía”, dice Pazos.

Los datos de esta organización revelan que un escaso 2% de los padres coge algún día más de sus dos semanas, tirando para ello de aquellas que la madre puede transferirle. Esas dos semanas que el padre tiene pagadas y en exclusiva se las coge alrededor de un 85% de ellos.

“El problema que se cierne sobre este modelo es que el bloque de semanas opcionales es el que se va aumentando con el tiempo, cuando hay presupuesto, y cada vez son más los meses que la madre dedica a estos cuidados, porque esa es la tendencia. Si, además, como está ocurriendo en otras partes, se deja que ese tiempo pueda no ser continuo sino distribuirse a lo largo del tiempo, tendremos a las madres cogiendo los meses cuando el bebé está en su primera edad, y a los padres sumando días a sus vacaciones cuando el hijo tiene cuatro o cinco años”, aventura Pazos.

 

 

Más información