Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Podemos negociará con Sánchez si renuncia al texto pactado con Rivera

La formación emplaza al PSOE a volver a sentarse a hablar tras la investidura que cree fallida

Podemos emplaza al PSOE a volver a sentarse a negociar la segunda semana de marzo, después de que se consume la investidura que augura fallida de Pedro Sánchez. El partido de Pablo Iglesias exigirá, a cambio, en ese “segundo tiempo” al que mira que los socialistas aborden esa nueva negociación dispuestos a renunciar al texto del acuerdo de Gobierno suscrito con Ciudadanos. “Ese documento no puede ser nuestro marco”, advierten. La formación se prepara para aguantar la presión que espera los días previos para forzar la abstención de sus diputados. Sus dirigentes aseguran que no flaquearán.

Podemos confía en el segundo tiempo que cree que se abrirá tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez a partir del 4 o 5 de marzo —dependiendo de cuándo sea finalmente la fecha de la segunda votación— y aun siendo un periodo cargado de incertidumbre, porque todo depende de la nueva decisión del Rey. Comenzará, en cualquier caso, una cuenta atrás de dos meses para reabrir las negociaciones y evitar la repetición de las elecciones.

La dirección de Podemos solo volverá a negociar con el PSOE después de la investidura. Le ofrecen “mano tendida”. Pero con una condición esencial: el acuerdo alcanzado con Ciudadanos, “incompatible” con sus propuestas, no puede ser el marco del diálogo. Debe quedar a un lado. En el partido aseguran que el problema de ese pacto no es tanto el que los socialistas lo hayan suscrito con Albert Rivera, que fue vetado en la primera fase de la negociación, sino su contenido. “Sánchez, con este acuerdo con Rivera que mira al PP, ha puesto su suerte en manos de Rajoy”, explica Íñigo Errejón en referencia a la suma de escaños del PSOE y Ciudadanos, que juntos tienen 130 diputados. El número dos de Podemos recuerda que después de la investidura se abre un nuevo escenario, pero advierte a los socialistas de que “hay menos posibilidades de juego de trileros porque una opción se ha demostrado que no da”. Por tanto, si Sánchez está dispuesto a reanudar el diálogo explorando otras vías de acuerdo, Podemos reiterará su propuesta: “Nuestras puertas siguen abiertas para un Gobierno de coalición y de cambio”.

Garzón se ofrece para mediar otra vez

El portavoz de Izquierda Unida-Unidad Popular, Alberto Garzón, consiguió que PSOE y Podemos negociaran tras dos semanas de tira y afloja entre ambos. Tras el acuerdo PSOE-Ciudadanos, Podemos, Compromís e IU se levantaron de la mesa. El diputado se ofreció ayer de nuevo como mediador. “Si después del 5 marzo no hay acuerdo de investidura, nosotros vamos a seguir proponiendo que esa mesa a cuatro se vuelva a sentar para explorar todas las posibilidades, esperando que el PSOE opte, esta vez sí, por la izquierda”, aseguró.

“Para que volvamos a sentarnos con el PSOE tendría que aceptar hablar de todo”, incide otro dirigente en la formación. Esto es, que las 66 páginas del pacto “de Gobierno” con Albert Rivera sean completamente revisables. “No podemos estar subordinados a un documento pactado en una mesa en la que no estábamos nosotros”, argumentan en la formación. Se trataría de que el pacto, firmado entre Sánchez y Rivera el pasado miércoles con toda solemnidad, se extinguiera con la investidura —de ser fallida— y no fuera un texto cerrado y con vigencia futura más allá de esa fecha, como se ha anunciado.

“En España hay posibilidad de que haya un Gobierno de coalición y de cambio. Hay condiciones pero Pedro Sánchez tiene que decidirse”, incidió ayer Errejón desde Granada. Hasta entonces, el partido prepara su estrategia para aguantar una semana de presiones que tratarán de que sus 65 diputados se abstengan ante la candidatura de Sánchez, que solo tiene asegurados sus 90 votos a favor y los 40 de Ciudadanos, mientras cuenta de momento con una mayoría absoluta en contra (203 de PP, Podemos, ERC, Compromís e IU). El grupo parlamentario de Podemos, En Comú Podem y En Marea no cederá, menos en el primer tiempo, y sus portavoces aseguran que no temen el “relato” del PSOE para desgastar y cuestionar su posición, basado en la idea de su “pinza” con el PP. “No pueden venderlo cuando Rivera negocia con el PP para buscar su abstención”, indica un dirigente. “El señor Rivera ha sido el más honesto; es un pacto pensado para el PP”, insistió ayer Errejón. “No es un pacto de cambio porque cambio no es solo sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa, es también sacar a sus políticas de las instituciones”.

La decisión de Compromís e IU de levantarse también de la mesa “a cuatro” con el PSOE y Podemos tras revelarse el pacto con Ciudadanos, y su anuncio de voto negativo a Sánchez, ha dado de alguna manera aire a Podemos. No son solo ellos quienes dicen no al líder socialista, también lo hace el resto de formaciones de izquierdas, de forma que la teoría de la pinza que explotará el PSOE pierde fuerza.

Mientras tanto, Podemos se prepara para exhibir en el debate de investidura un discurso de oposición al acuerdo e intentará también transmitir mensajes de responsabilidad institucional. “Tememos que sea una semana perdida”, resumió ayer Errejón.

Más información