Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Díaz reivindica un Gobierno fuerte y sólido con Pedro Sánchez a la cabeza

La líder socialista llama "trileros" a PP y Podemos por anteponer sus intereses de partido

Susana Díaz, entre los expresidentes Rodríguez de la Borbolla y Rafael Escuredo.

La secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, ha reinvindicado este sábado un Gobierno “fuerte” y “sólido” con Pedro Sánchez a la cabeza. La dirigente del PSOE ha atacado duramente, sin nombrarlos, al PP y a Podemos, a los que ha calificado de “trileros” y de anteponer sus intereses de partido. Durante la celebración socialista del Día de Andalucía, una jornada antes de los actos oficiales, la presidenta de la Junta ha afirmado que “igualdad y singularidad” son compatibles, en alusión a las tensiones separatistas de Cataluña.

Susana Díaz ha participado esta mañana en la fiesta del PSOE con motivo del Día de Andalucía acompañada por unos 700 militantes, la dirección regional socialista, la presidenta federal, Micaela Navarro, y los expresidentes de la Junta José Rodríguez de la Borbolla y Rafael Escuredo. Han faltado José Antonio Griñán y Manuel Chaves, quienes dejaron sus escaños en el Congreso y el Senado tras ser investigados por el caso de los ERE. Díaz los ha recordado en una breve alusión.

El acto se ha celebrado en el Casino de la Exposición, donde el 28 de febrero de 1980 se contaron los votos mayoritarios de los andaluces a favor de una autonomía plena, igual a la de las comunidades históricas.

En este marco, Díaz ha defendido que Andalucía necesita “cuanto antes” que España tenga un Gobierno que “devuelva derechos”, "sólido", "firme" y que le "diga que no a quienes quieren que la Constitución sea papel mojado”. Al frente de este Ejecutivo, Díaz ha afirmado que solo puede estar el actual candidato a la Presidencia del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez.

El PSOE, tras el acuerdo con Ciudadanos, necesita de la abstención de PP o Podemos. A estos ha dirigido sus críticas más duras. “No podemos seguir atrapados entre trileros, entre quienes estén anteponiendo sus intereses de partido”, ha afirmado antes de asegurar que sus dirigentes son "políticos que tienen en su ADN el egoísmo" o "han llegado a la política desde el odio y desde el rencor".

Díaz ha reivindicado también el papel de Andalucía en la construcción del Estado del siglo XXI y ha admitido que se puede reformar la Constitución, pero siempre que se garantice la igualdad de todos los españoles. “No estamos dispuestos a ir a dos velocidades”, ha asegurado para advertir que rechazará cualquier modelo de Estado que permita “privilegios” a unos territorios frente a otros. “Hay que demostrar que el 28-F está escrito en piedra. Se puede cambiar todo, pero cada vez que asome la desigualdad hay que ponerlo sobre la mesa”, ha advertido.

La dirigente socialista ha insistido en que son compatibles “la igualdad y las singularidades” de Cataluña, Galicia o País Vasco, pero ha asegurado que “en el siglo XXI ni los apellidos ni el gentilicio puede dar privilegios”.

También se ha desmarcado del líder de Podemos, Pablo Iglesias, a quien ha hecho alusión recordando sus palabras en Madrid en 2014, cuando afirmó que “el cielo no se toma por consenso, se toma por asalto”. “Nuestro cielo no es radical. El nuestro es que los estudiantes lleguen a formarse donde sus abuelos fueron a trabajar”, ha replicado Díaz.

Militantes del PP despliegan la mayor bandera andaluza en Sevilla.

Díaz ha criticado al PP y el acto programado por este partido este sábado en Sevilla, donde han desplegado la que aseguran que es la bandera andaluza más grande. “Algunos recuperan la bandera ahora”, ha dicho para recordar el rechazo de la derecha a que Andalucía accediera a la autonomía plena hace 36 años.

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, ha reclamado en el acto que ha organizado su partido "la reacción y rebeldía de todo un pueblo para mejorar lo que no funciona" y ha señalado que no debe haber "un andalucismo anestesiado que se conforma con avanzar muy lentamente" como consecuencia de la "desidia" del Gobierno regional.