Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sánchez mide el grado de apoyo de las bases del PSOE

El secretario general de los socialistas insta a participar a los casi 190.000 afiliados en la consulta del acuerdo con Ciudadanos mientras los críticos abogan por la abstención

Pedro Sánchez, ayer en una asamblea con unos 200 militantes del PSOE en Alcalá de Henares (Madrid).

Pedro Sánchez medirá hoy el grado de apoyo que tiene entre los militantes del PSOE el pacto alcanzado con Ciudadanos para su investidura aunque la consulta a las bases la planteó en respuesta a los resquemores de sectores del partido por un posible acercamiento a Podemos. El clima previo a este referéndum interno no es de gran movilización, por lo que el secretario general pidió ayer a los casi 190.000 afiliados “participar” en lo que denominó un “ejercicio de democracia interna histórico” y que voten a favor del pacto con el partido de Albert Rivera.

El PSOE pierde 8.956 militantes en dos años

El PSOE ha perdido 8.956 militantes y tiene 189.167 frente a los 198.123 de julio de 2014, cuando Pedro Sánchez fue elegido en primarias por las bases del partido. La participación entonces fue del 67%.

Andalucía era la federación más populosa, con 48.792 afiliados hace dos años, por delante del PSC en Cataluña (20.816) y los socialistas de la Comunidad Valenciana (18.422). Madrid, con 15.866 inscritos, era la cuarta por tamaño, seguida de Castilla-La Mancha (12.473), Galicia (11.549) y Castilla y León (10.428). Ya por debajo de los 10.000 militantes figuraban Extremadura (9.981), Aragón (9.023) y Asturias (8.587). A más distancia se encontraban Canarias (6.489), Murcia (6.152), País Vasco (5.116), Cantabria (3.246), Baleares (2.730), Navarra (1.673) y La Rioja (1.262). Melilla y Ceuta contaban, respectivamente, con 285 y 189 militantes.

Las bases del PSOE empezaron ayer a votar on line, aunque por este procedimiento solo se habían preinscrito 13.697 de los 189.167 afiliados que tiene el partido, según el censo cerrado el pasado 30 de enero. El bajo número de socialistas que quiere votar en el portal miPSOE podría ser el anticipo de una participación moderada, que finalizará a las 20.00. Esta es la previsión de la cúpula socialista y también de responsables provinciales y regionales. Todos ellos tienen desde hace tres días el contenido del acuerdo al que llegaron los equipos negociadores de su partido y de Ciudadanos, aunque la pregunta de la consulta es abierta y genérica.

“El PSOE ha alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas para apoyar la investidura de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno. ¿Respaldas estos acuerdos para conformar un Gobierno progresista y reformista? Sí / No”. Este es el texto de la papeleta que los afiliados van a encontrar en sus agrupaciones y para el que Sánchez pide el sí, como ayer enfatizó en un acto en la ciudad madrileña de Alcalá de Henares. La pregunta se difundió pocas horas antes de que se cerrara el pacto con Ciudadanos y por eso no se menciona al único partido con el que se ha alcanzado un acuerdo. La justificación es que el proceso acaba de empezar y la esperanza de Sánchez está en ampliar apoyos, sobre todo porque con Ciudadanos queda lejos de alcanzar la meta de la investidura. El resultado de la consulta, no vinculante, debería ser ratificado por el Comité Federal del PSOE, que se reúne el lunes.

“Silencio estruendoso”

Los sectores más críticos con el secretario general enumeran parcelas en las que no están de acuerdo con lo firmado y no solo se refieren a la supresión de las Diputaciones. Pero no se escuchará una voz en alto en contra. “El silencio estruendoso se hizo en el PSOE desde que el Rey encargó a Sánchez que tratara de conseguir una mayoría para gobernar”, señala un relevante dirigente socialista que lo justifica por “el sentido de responsabilidad que el PSOE tiene inscrito en su ADN”. Por esa razón, diferentes fuentes territoriales prevén que quienes no están muy convencidos se abstendrán y evitarán el no. Votar en contra del secretario general que va a subir a la tribuna del Congreso tres días después, en la primera jornada de la sesión de investidura —se decide por mayoría absoluta; el resto sería ya por mayoría simple— no es una posibilidad que se baraje en el PSOE.

Con el acuerdo de más de 200 puntos con Ciudadanos en la mano, Sánchez se siente con fuerza para defender el acuerdo ante los suyos y, además, dirigirse a Podemos. Cerrado el pacto a su derecha, la prioridad de Sánchez pasa por atraer a Podemos. La estrategia del secretario general del PSOE es simple: trasladar toda la presión a Pablo Iglesias, reacio a apoyarle y para ello no dudó en igualar a Podemos con el PP: “Son tan de izquierdas que son capaces de votar en contra de un candidato socialista para que siga gobernando el PP (...). Estarán votando sí a la continuidad de Rajoy como presidente del Gobierno”.