Archivado el choque de la Armada y Greenpeace por las prospecciones

La Audiencia Nacional cierra la causa a los dos militares que embistieron las lanchas de los ecologistas y a la activista que resultó herida durante la protesta

Una activista de Greenpeace sufre heridas en una protesta en Canarias. ATLAS

El magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata ha archivado este viernes el caso del choque entre las lanchas de Greenpeace y la Armada durante una protesta contra las prospecciones de Repsol en aguas canarias, en noviembre de 2014, cuando embarcaciones militares embistieron a gran velocidad a las de los ecologistas para impedirles que abordaran el buque encargado de los sondeos. El juez sobresee la causa abierta contra dos militares y una activista, que resultó herida.

Por un lado, el magistrado cierra la investigación sobre los dos militares que capitaneaban las embarcaciones de la Armada, al considerar que la "única forma posible de cumplir con su misión y evitar el abordaje del buque (...) era intervenir coactivamente, empleando la fuerza". La peor parada por las embestidas fue una activista italiana de 23 años, que cayó al mar y resultó herida en una pierna por la hélice de una lancha. Otros dos ecologistas también fueron heridos, aunque no de gravedad.

La activista italiana de Greenpeace también había sido imputada, pero el juez entiende que tampoco debe prosperar la acusación contra ella porque no comandaba la nave en la que iba y no "fue la destinataria directa de las órdenes" que dieron los responsables militares para que se marcharan de la zona. El área designada para las prospecciones había sido declarada por el Gobierno "zona de exclusión marítima" en previsión de las protestas que finalmente se dieron.

"Frente a las legítimas órdenes de la autoridad competente, la investigada no tuvo capacidad de obedecer o impedir la conducta que se prohíbe, limitándose su participación a ocupar una de las lanchas, desconociéndose si su propósito era abordar o no el buque", señala el magistrado en el auto en el que archiva este caso.

El juez considera probado que el 15 de noviembre de 2014 tres lanchas de Greenpeace se acercaron al buque contratado por Repsol, el Rowan Renaissence, para abordarlo. Sostiene que portaban escalas para poder llevar a cabo su protesta. "Los tripulantes de la lancha se colocaron voluntariamente en una situación muy peligrosa", afirma el juez después de haber investigado el caso. "Con la asunción de este riesgo aceptaron exponerse a un daño eventual, como desgraciadamente ocurrió". Tanto la Abogacía del Estado como la fiscalía se habían opuesto a que los militares fueran condenados por su actuación, según relata el magistrado en su sentencia.

Repsol, finalmente, decidió abandonar este proyecto para extraer gas en las aguas de Canarias al considerar que la calidad y cantidad de hidrocarburos localizados no hacían rentable la explotación comercial. Greenpeace ha reiterado este viernes que "la actuación de la Armada fue desproporcionada" y ha recordado que su protesta, como todas las que organiza, fue pacífica. Los ecologistas estudian recurrir el archivo de la denuncia contra los militares.