Selecciona Edición
Iniciar sesión

Detenidos 12 traficantes con armas cortas y kalashnikov en Granada

La policía desmantela un grupo de 'narcos' que enviaban cocaína a Israel

Parte de los materiales intervenidos por la Policía en los registros.

En la noche granadina le conocían como Sami. Uno de esos jóvenes —tiene 32 años— conocido por ser un "malote", un "tipo violento", "esa clase de persona con la que es mejor no jugársela". Sus aires chulescos y su fanfarronería hartaron a más de uno, y alguien terminó delatándole y descubriendo que esa fachada de pistolero de la noche escondía un entramado criminal de tráfico y cultivo de drogas y un número nada desdeñable de armas, que incluían una decena de pistolas y hasta un fusil de asalto (Kalashnikov). La llamada Operación Fiebre, conocida este viernes, le ha enviado a él, y a 11 de sus compinches, a disposición judicial como presuntos responsables de la red. Desde el pasado mes de noviembre la policía le seguía de cerca.

Hijo de padre israelí y madre española afincados en la ciudad de La Alhambra, Sami era el supuesto cabecilla de una organización de tráfico de droga que enviaba cocaína a Israel mediante correos humanos, mulas. Fue precisamente la información facilitada por la policía israelí acerca de la detención en su país de cuatro españoles y un rumano —residentes en Granada— que portaban droga lo que terminó de poner a los investigadores sobre la pista.

Aquellos arrestos frenaron preventivamente los envíos de la banda, pero Sami y los suyos escoraron el negocio hacia el cultivo y la venta de marihuana: dos plantaciones con más de 600 plantas han sido desmanteladas en chalés de las localidades de Huétor San Millán y Las Gabias (Granada).

La organización presuntamente completaba sus ingresos y blanqueaba el dinero procedente del tráfico de estupefacientes vendiendo coches de alta gama a los que trucaban el cuentakilómetros e invirtiendo en obras de arte. Cinco de esos vehículos han sido intervenidos.

Eran precisamente los padres de Sami los que presumiblemente se encargaban de encontrar los contactos en Israel y organizar los viajes para enviar la cocaína. Otras dos personas tenían como cometido la venta de marihuana en España. El resto eran los supuestos responsables de las plantaciones de marihuana.

Un equipo completo para dar 'vuelcos'

En los 12 registros llevados a cabo por la policía, en un dispositivo en el que han participado más de 50 agentes, se confiscaron, además de las armas y 43.774 euros en efectivo, abundante munición, armas blancas, anabolizantes y diverso material policial, como dos defensas extensibles, dos chalecos antibalas, una defensa policial, un rotativo lanzadestellos azul, un polo de uniforme de policía local. Todo un equipo completo para realizar vuelcos, es decir, para engañar a otros grupos de narcotraficantes y robarles la mercancía, según apuntan fuentes de la investigación.

A los 12 detenidos se les acusa de pertenencia a organización criminal, tráfico y cultivo de drogas, tenencia ilícita de armas y a uno de ellos, que tenía cinco pistolas, también de depósito de armas.

La operación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número cinco de Granada y la han realizado agentes de la Brigada Central de Estupefacientes y del Grupo de Tráfico Ilícito de Vehículos —UDYCO Central de la Comisaría General de Policía Judicial—, el Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Granada y de la Policía de Israel, con el apoyo de la Consejería de España en Israel.