Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Malestar en el PSOE por el acuerdo para suprimir las Diputaciones

El rechazo a la eliminación de estos entes será utilizado por algunos presidentes socialistas para hacer campaña en contra del acuerdo con Ciudadanos

Sánchez en una imagen del vídeo dirigido a la militancia. Tras él, Pablo Iglesias, fundador del partido.

La supresión de las Diputaciones pactada por PSOE y Ciudadanos ha causado un hondo malestar en sectores del PSOE, principalmente en los directamente afectados: los presidentes socialistas de esas instituciones, sobre todo de Andalucía, Aragón, Galicia y Extremadura. Este rechazo será utilizado por algunos de ellos para hacer campaña en contra del acuerdo con Ciudadanos en el referéndum de la militancia, que se celebra este viernes y este sábado. La presidenta andaluza, Susana Díaz, defendió la vigencia de estos organismos, pero “modernizados”. Estos entes tienen una fuerte vinculación con los aparatos de los partidos.

Cada vez que en el PSOE se ha planteado suprimir las Diputaciones provinciales el incendio ha sido inmediato, como inmediato era el cierre del debate. El anterior secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, lo defendió con vistas a su proyecto de gobierno en 2011 y concitó oposiciones cerradas. Ahora es Pedro Sánchez quien lo defiende, aunque haya sido Ciudadanos el partido que ha colocado el futuro de las Diputaciones como una de sus condiciones, aunque no le disguste en absoluto al líder socialista.

El pacto habla de supresión, pero en realidad supondría su sustitución por consejos provinciales de alcaldes, que prestarían los servicios necesarios a las poblaciones pequeñas. En la dirección del PSOE opinan que esta medida no será determinante este viernes y sábado en el voto de los militantes en la consulta sobre el pacto con Ciudadanos. El secretario de Organización. César Luena, dio por supuesto que los presidentes autonómicos que critican esa medida darán el sí en la consulta.

Las Diputaciones tienen un peso importante en el poder territorial del PSOE, que preside 18 de las 38 diputaciones de régimen común en España tras el 24-M. El presupuesto que manejan los socialistas en ellas es de 3.300 millones de euros para dar servicios comunes a los municipios de menos de 20.000 habitantes de sus territorios. Los dirigentes socialistas que apoyan la profunda transformación de las Diputaciones, o incluso su supresión, reconocen la fuerte vinculación de los aparatos provinciales del PSOE —también del PP y otras formaciones— con esos entes donde los gobiernan. “Chiringuitos de colocación”, es la expresión que más utilizan sus detractores que, no obstante, declinan decirlo en público.

Modernización

Las principales críticas al acuerdo han procedido de líderes territoriales y de presidentes de diputaciones de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón y Galicia. No todos tienen el mismo argumento ya que algunos defienden su modernización. Como la presidenta andaluza, Susana Díaz, quien defendió estos organismos por su papel para “vertebrar y cohesionar el territorio”. No obstante, admitió que “habrá cosas que hay que cambiar” porque “es lógico que hay que modernizar las instituciones”.

Una respuesta más reivindicativa ofrecieron, sin embargo, presidentes socialistas de diputaciones andaluzas y altos cargos vinculados con las mismas. El vicepresidente de la de Huelva, José Luis Ramos, rechazó la medida de plano, y llevará al pleno de marzo una moción en apoyo de estos entes provinciales, cuya eliminación calificó de “ataque a los pequeños municipios”. A su defensa se unió el presidente de la de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, también socialista.
Los presidentes de estos entes de Lugo, A Coruña y Pontevedra las defendieron, aunque con diferentes apreciaciones, ya que reconocen la necesidad de su modernización. La presidenta de la de Pontevedra, Carmela Silva, no rehuye el debate porque no hay que ser “inmovilistas”. El presidente de la de Lugo, Darío Campos, alcalde de A Pontenova, cree que “no deben eliminarse”, sino “redefinirse”, informa Silvia R. Pontevedra.

Desde Aragón, el presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, rechaza esa parte del acuerdo con Ciudadanos, como también los presidentes aragonés, Javier Lambán, y de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. Si no hubiera sido por las diputaciones, otro hubiera sido el asunto a atacar del pacto, interpretan en la dirección socialista. Además, la supresión de los entes territoriales requiere una reforma constitucional, por lo que PSOE y Ciudadanos no pueden llegar en solitario a la supresión. El debate se producirá el lunes en el comité federal, donde debe aprobarse el pacto con Ciudadanos, aunque los militantes ya lo habrán votado el sábado.

Sánchez pide por vídeo el sí de la militancia

No contaba Pedro Sánchez con una controversia sobre las Diputaciones, pero en su entorno aseguran que tiene argumentos para hacerle frente. El líder socialista pedirá el apoyo de la militancia al acuerdo a través de un vídeo, en el que también incidirá en que la prestación de servicios a los pequeños municipios quedará garantizada con el Consejo Provincial de Alcaldes. Aun así, se estima imprescindible achicar esos entes. También existe el riesgo de que la resistencia de los aparatos provinciales a perder influencia desemboque en una transformación solo nominal.

Más información