Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ciudadanos busca mantener el voto de centro derecha

Los dirigentes del PP atacan a Rivera acusándole de ser "la muleta" y la "marca blanca" de los socialistas

La firma del pacto de gobierno entre PSOE y Ciudadanos ha desdibujado el papel de la formación emergente como árbitro entre los dos grandes partidos. Albert Rivera solicitó el jueves por carta una reunión con Mariano Rajoy para pedirle que se abstenga en la votación de investidura de Pedro Sánchez, lo que garantizaría tanto la presidencia de este candidato como evitar el riesgo de que los electores de centro derecha penalicen el pacto de Ciudadanos con el PSOE en unas nuevas elecciones. El acuerdo, defendió Rivera, “tiene un tinte naranja importante”.

La firma del acuerdo convierte a Rivera en el socio del PSOE a los ojos de los electores. Los estudios demoscópicos, sin embargo, coinciden en que la mayoría de sus votantes se consideran de centro derecha, y en que una parte significativa de ellos ha votado antes al PP. Si Sánchez no llega a gobernar, para lo que depende de la abstención de Rajoy o de la de Pablo Iglesias, Ciudadanos podría enfrentarse a unas elecciones en las que sus rivales utilizaran el acuerdo con los socialistas en su contra. Como dijo María Dolores Cospedal, secretaria general del PP: “Decían que era de centro derecha y ahora está utilizando esos votos para hacer presidente del Gobierno al socialista que ha conseguido el peor resultado de la historia del PSOE. Son la muleta del PSOE. Su marca blanca”.

En consecuencia, Rivera defiende que el acuerdo recoge “el 80% del programa de Ciudadanos” y que tiene “un tinte naranja importante”. “Tenemos la obligación de intentar que el PP y, sobre todo, sus votantes, estén también representados en el futuro Gobierno”, subrayó el jueves, en un intento por colocarse de nuevo entre los dos partidos, y no solo junto a uno de ellos.

¿Teme Ciudadanos que los votantes de centro derecha castiguen un pacto con el PSOE si hay nuevas elecciones?

“Hemos dicho desde el primer día que queremos contar con los siete millones de españoles que han votado PP”, recordó Fernando de Páramo, secretario de comunicación. “En todo caso, no será Ciudadanos responsable de que no se sumen a esta nueva etapa política”, siguió. “Muchos votantes del PP, así lo reflejan los estudios, quieren llegar a ese acuerdo y que esto empiece a rodar. Estoy convencido que la gran parte de los votantes del PP están de acuerdo con las reformas que hemos propuesto en ese acuerdo. Los votos no son ni del PP ni del PSOE, sino de los españoles”.

Contar con el PP

Los estrategas de Ciudadanos destacarán que el pacto recoge reformas de calado y también coincidencias importantes con el ideario del PP, como la estabilidad presupuestaria o la defensa de la unidad de España. Además, insistirán en que Ciudadanos ha dejado su sello en el modelo productivo, o en las políticas para autónomos, para ejemplificar que han firmado un acuerdo que también puede incorporar a los populares. Como los electores ya consideran a la formación casi un partido de derechas, según el CIS, la labor de explicar a sus electores sus acuerdos con el PSOE será ardua. El discurso con el que se argumenta que el PP no haya sido el socio prioritario es directo: los casos de corrupción impiden que Rajoy sea el candidato ideal de Rivera.

El acuerdo “se valorará” si Sánchez no logra la investidura

“Lo que intenta Ciudadanos, es que la investidura de Sánchez salga en estas dos votaciones”, explicó el jueves José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos. “Si no es así, los dos partidos se sentarán y valorarán la nueva situación”.

Aunque Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario, fue claro en el apoyo a Sánchez (“no vamos a pensar distinto el 5 y el 6 de marzo”, dijo), otros dirigentes matizaron que el compromiso es con el acuerdo programático.

Más información