Condenados a un año de prisión por no compartir un premio de lotería

Dos trabajadores de un banco de Palencia se apropiaron de un premio de 100.000 euros que habían ganado junto a una limpiadora de la entidad

Un puesto de venta del cupón de la ONCE.

El Tribunal Supremo ha condenado a dos empleados de un banco de Palencia a un año de prisión por no compartir con una limpiadora de la entidad bancaria un cupón de la ONCE, que resultó premiado con 100.000 euros cuando ella estaba de vacaciones. Los condenados deberán pagar una indemnización de 33.333 euros, la tercera parte del premio.

Los dos trabajadores, junto a la limpiadora, compraban un cupón todos los viernes en el sorteo del "cuponazo". Cada uno pagaba un euro de los tres que cuesta y si alguno estaba de vacaciones, el otro pagaba el importe y el ausente lo pagaba al regresar. Todos habían acordado, verbalmente, que si algún día ganaban, el premio sería repartido en partes iguales. Pero esta vez no fue así.

El 7 de septiembre de 2012, una semana después de que la limpiadora comenzara sus vacaciones, el cupón que habían comprado resultó premiado con 100.000 euros. El monto fue cobrado por ambos trabajadores que además ocultaron que había resultado ganador. La limpiadora, al enterarse, reclamó su parte y los empleados se negaron a entregarla.

El Supremo ha asegurado que entre los acusados y la perjudiciada había un pacto verbal para la adquisición conjunta del "cuponazo", así como para la repartición del premio, en caso de que alguna vez resultara ganador. La sentencia destaca que la conducta de los acusados de no compartir el premio constituye un delito de apropiación indebida.