Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Torres se contradice para desvincular a la Infanta de las decisiones de Nóos

El cerebro de la trama asegura ahora que la hermana del Rey solo era vocal

Torres, socio de Urdangarin en el Instituto Nóos. FOTO: CATI CLADERA (EFE) / VÍDEO: ATLAS

Diego Torres, el cerebro del Instituto Nóos, ha tenido que rebatir este jueves sus propias declaraciones en la fase de instrucción para desvincular a la hermana del rey Felipe VI del funcionamiento de la trama. La contradicción, de la que ha tomado nota el tribunal que juzga el caso Nóos, ha quedado registrada durante el interrogatorio de la abogada de Manos Limpias, que ejerce la acusación popular.

En febrero de 2013, Torres declaró en la fase de instrucción que el abogado del rey Juan Carlos José Manuel Romero, duque de Fontao, ejerció de emisario real en la supervisión del funcionamiento del Instituto Nóos y que la infanta Cristina tenía conocimiento del funcionamiento de la entidad. Hoy las certezas solo han llegado hasta el duque de Fontao. A partir de ahí, las certezas sobre la Infanta se han convertido en dudas e indefiniciones cuando Diego Torres ha desvinculado a Cristina de Borbón de la actividad de Nóos."Era solo una vocal", ha dicho el socio de Urdangarin, antes de añadir: "Si me pregunta que si creo que todo el mundo alrededor de don Iñaki sabía que la fundación era importante para él, responderé que supongo que sí".

"En instrucción no hacía suposiciones. Usted está manifestando algo diferente de lo que manifestó en la instrucción. Allí dijo que doña Cristina lo sabía todo ¿Por qué cambia su declaración?", ha preguntado la abogada de Manos Limpias. "No le voy a contestar en este momento", ha respondido Torres.

"¿Ha hecho un pacto?", ha repreguntado la abogada.  "Me estoy confundiendo", ha dicho un azorado Diego Torres, que ha anunciado en ese momento que renunciaba a seguir contestando a las preguntas de la letrada Virginia López Negrete.

La propia presidenta del tribunal, Samantha Romero, ha evidenciado la contradicción en la declaración de Diego Torres y no ha atendido las protestas de la defensa de la infanta Cristina, que reclamaba que no se incluyesen las preguntas por considerar que se referían a un aspecto y archivado por la Audiencia, la participación de la hermana del Rey en el funcionamiento de Nóos.

La abogada de Manos Limpias ha explicado que pretende demostrar que la Infanta tenía conocimiento del funcionamiento de las actividades de Nóos para sustentar que también conocía el funcionamiento de la empresa Aizoon, propiedad de Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón al 50%. Manos Limpias es la única acusación que sostiene que la hermana del Rey fue cooperadora necesaria en dos supuestos delitos fiscales que habría cometido Urdangarin en 2007 y 2008 a través de Aizoon.

Durante el interrogatorio, el socio de Iñaki Urdangarin ha insistido en que el asesor del rey Juan Carlos, el conde de Fontao, revisó la actuación del Instituto Nóos desde el principio. "El señor Romero revisa la actividad de Nóos y nos dice: 'Chicos, habéis hecho las cosas correctamente, pero no se puede ir contra el mundo", en referencia a las informaciones periodísticas que cuestionaban la participación del marido de la infanta en el instituto.

"Si Romero hubiese encontrado algo irregular no sé la que se hubiese montado. Siempre hemos estado convencidos de que hemos actuado de forma correcta", ha insistido el también vicepresidente del Instituto Nóos.

Torres se ha negado durante la sesión matinal a responder a las preguntas de la Abogacía del Gobierno balear sobre las facturas presentadas a los foros Illes Balears celebrados en 2005 y 2006 y se ha remitido al informe de gasto que aportó posteriormente al sumario.

 Ante las protestas del abogado de la Infanta, Pau Molins, ante la permisividad del tribunal a la hora de aceptar las preguntas de Manos Limpias, la presidenta de la Sala, Samantha Romero ha respondido con energía: "El tribunal va a blindar su independencia y va a actuar conforme a la Constitución y las normas que le vinculan". Las protestas del letrado de Cristina de Borbón estuvieron secundadas por el fiscal Pedro Horrach y el letrado del propio Torres, Manuel González Peeters.

Más información