La fiscalía pide vigilar los actos de Otegi por si se cometiesen delitos

El ministerio público abre diligencias por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, ha pedido al delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, que dé instrucciones a las fuerzas de seguridad para que vigilen los actos de homenaje a Arnaldo Otegi, previstos para el próximo mes, tras su salida de la prisión de Logroño. A través de un escrito, el ministerio público le solicita también al representante del Ejecutivo que adopte las medidas cautelares que "legalmente procedan" para prevenir cualquier delito durante la celebración de estos actos. "Y, en caso de que se cometan, den cuenta inmediata a este órgano", subraya Zaragoza solo un día después de que Urquijo le pidiese que impida estos homenajes.

El exportavoz de Batasuna saldrá en libertad el próximo 1 de marzo. Para ese mismo día está organizado un acto en Elgoibar (Guipúzcoa). Un segundo se desarrollará el día 5 en el velódromo de Anoeta, en San Sebastián. Ante ambas convocatorias, la fiscalía de la Audiencia Nacional ha abierto diligencias de investigación por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo. Según Urquijo, con estos homenajes se quiere consumar "una nueva humillación a las víctimas del terrorismo, algo que también queda expresamente prohibido por la Ley de reconocimiento y protección integral a las mismas".

Otegi dejará la cárcel tras permanecer en prisión desde el 13 de octubre de 2009, cuando la policía lo detuvo por orden del juez Baltasar Garzón en el marco del caso Bateragune —un intento de reconstruir la ilegalizada Batasuna—. La Audiencia Nacional lo condenó posteriormente a 10 años de cárcel por integración en ETA en grado de dirigente, aunque el Tribunal Supremo rebajó la pena a seis años y medio. Un plazo que expiraba el 8 de abril de 2016. Pero su salida se ha adelantado hasta el 1 de marzo al descontarle en el cómputo las veces que tuvo que comparecer en los juzgados como medida cautelar.

"Confío en que se cumpla la legalidad vigente y que no se cometa ningún delito de enaltecimiento del terrorismo o de humillación a las víctimas", ha dicho este miércoles el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en referencia a los homenajes previstos al exportavoz de Batasuna: "Por debajo de todo este proceso hay una posición de las víctimas, a las que hay que recordar y defender su dignidad".

Ante la salida inminente del exdirigente abertzale; Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, y David Fernández, exdiputado de la CUP en el Parlament, lo visitaron el pasado domingo en la cárcel. "Otegi representa la capacidad para plantarse ante la violencia, y ser el abanderado de la reconciliación de los corazones, y la superación del conflicto para que sea el pueblo el que decida libre y democráticamente su futuro", dijo Tardà tras el encuentro, que se produjo después de que la izquierda abertzale ya haya tanteado al exportavoz de Batasuna para encabezar su candidatura en las elecciones vascas previstas para este año.

Pero, de momento, Otegi no puede concurrir a los comicios autonómicos, ya que sobre él pesa una condena de inhabilitación para cargo público hasta el 28 de febrero de 2021, recurrida ante el Tribunal Supremo. El Gobierno vasco y partidos como PNV, Bildu, IU y Podemos se han opuesto públicamente a esta inhabilitación. "No tiene sentido", llegó a asegurar el portavoz del Ejecutivo de Euskadi, Josu Erkoreka.

Más información