Selecciona Edición
Iniciar sesión

Condenados a menos de un año de cárcel los asaltantes de Blanquerna

La Audiencia Provincial de Madrid sentencia a 14 de los 15 acusados por el ataque a la sede de la Generalitat en Madrid

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 14 de los 15 ultras que asaltaron el centro cultural Blanquerna el día de la Diada de 2013, cuando un grupo de 25 personas irrumpió violentamente en la sede que tiene la Generalitat en la capital con la intención de boicotear los actos que allí se celebraban. Los magistrados han impuesto penas de seis meses de prisión a 12 de ellos por desórdenes públicos. A Jesús Fernando Fernández, que empujó a un diputado, le han sentenciado a siete meses. Y a Juan Luis López a ocho meses por la especial "virulencia" de su acción —se encontraba acusado de amenazar de muerte al entonces delegado del Gobierno catalán en Madrid, Josep Maria Bosch—.

Con esta decisión, el tribunal desoye las peticiones de las acusaciones, que habían solicitado penas mucho más altas que las finalmente impuestas. De hecho, la fiscalía exigía para los procesados entre dos y cinco años de cárcel. Y la Generalitat, propietaria del local, hasta 17 años. "Pese a respetar la decisión judicial, considero insuficientes las penas, dada la gravedad de los hechos y el miedo que pasamos todos los asistentes al acto de Blanquerna", ha recalcado este miércoles Josep Sánchez Llibre, exdiputado de CiU y uno de los agredidos aquel día.

Multas por los daños

Los magistrados, que han condenado a 14 de los procesados por desórdenes públicos, han considerado que no concurrió el agravante de ejecución de los hechos por motivos ideológicos. Además, han absuelto a los 15 de otros delitos: ultraje a la bandera autonómica, impedimento a la libertad de reunión, atentado a la autoridad y tres delitos leves de lesiones. Pese a ello, sí les han impuesto a los asaltantes multas que oscilan desde los 1.800 a los 4.800 euros por delitos de daños.

El 11 de septiembre de 2013, sobre las siete y media de la tarde, varias decenas de ultraderechistas se congregaron con banderas de España y símbolos fascistas ante la librería Blanquerna. Los asaltantes entraron entonces al interior del establecimiento al grito de “No Nos engañan, Cataluña es España”. Una vez allí, arrancaron el atril y la senyera que presidía el acto y agredieron a varios diputados, como a Teresa Cunillera (PSC) y Josep Sánchez Llibre (UDC). "Fueron hechos violentos, deleznables, intimidatorios y de sabotaje, que no se pueden volver a permitir en una democracia como la española", aseguró Lliure durante el juicio, celebrado el pasado enero.

La sentencia expone, paralelamente, que los acusados —que entraron "al unísono y actuando de forma conjunta"— tendrán que indemnizar conjuntamente y solidariamente a la Generalitat de Cataluña con 1.372,14 euros y al exdelegado de la Generalitat en Madrid, Josep María Bosch, en la cantidad de 94,2 euros. El fallo, contra el que cabe recurso ante el Tribunal Supremo, también absuelve al acusado Alberto A. G. porque acudió a la cita como "mero espectador" y no se le puede considerar miembro del grupo.

Los jueces consideran probado, paralelamente, que uno de los asistentes arrojó un spray irritante que provocó picores, irritación y náuseas a los asistentes, lo que obligó a suspender el acto. Aunque su identidad no ha podido determinarse.