Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Senado remite al Supremo el escrito del juzgado sobre Barberá

La Cámara reenviará el escrito, al entender que debió ser remitido directamente al tribunal

El Senado va a reenviar este martes al Tribunal Supremo el escrito que ha recibido del Juzgado de Instrucción 18 de Valencia en el que le pregunta por la condición de senadora de Rita Barberá. La Cámara entiende que dicho juzgado debió enviar el documento directamente al alto tribunal para conocer así si la exalcaldesa de Valencia está o no aforada.

El vicepresidente primero de la Mesa del Senado, Pedro Sanz, ha explicado que "no corresponde al Senado contestar" al juzgado valenciano, sino que es el Supremo el encargado de ese trámite. El alto tribunal tiene la lista actualizada de diputados y senadores porque le corresponde a él llevar cualquier causa en la que los parlamentarios estén implicados.

Por el momento, se trata de una cuestión de procedimiento. El Supremo recibirá el escrito del Senado y tendrá que responderle al juzgado valenciano que, efectivamente, Barberá está aforada. Se trata del juzgado que investiga los casos Imelsa y Taula, que si cree que hay indicios de delito por parte de Barberá, deberá remitir la causa al alto tribunal.

Será entonces, y pueden pasar semanas, cuando el Supremo solicite el suplicatorio al Senado, la retirada temporal del aforamiento para el exalcaldesa, un paso imprescindible para que un parlamentario nacional pueda ser juzgado.

Comisión de Suplicatorios

Si llega la petición del Supremo, será trasladada a la Comisión de Suplicatorios para que la estudie. Este órgano pedirá a Barberá que comparezca para dar explicaciones, aunque no es obligatorio que lo haga, y aprobará después una propuesta a favor o en contra de retirarle el aforamiento. Será el Pleno el que la apruebe definitivamente.

Todos estos trámites pueden producirse con un Gobierno ya formado y el Parlamento a pleno rendimiento, pero puede también darse el caso de que la investidura fracase, se disuelvan las Cortes a principios de mayo y se celebren de nuevo elecciones en junio. Sería entonces la Diputación Permanente la que tendría que resolver el suplicatorio, puesto que es el único órgano que funciona en periodo electoral. Barberá es miembro de este órgano. Según sostiene el Senado, solo los componentes de la Diputación mantienen el aforamiento aún con las Cortes disueltas, por lo que sería necesario que se aprobara el suplicatorio.

Más información