Selecciona Edición
Iniciar sesión

Estrasburgo falla a favor de España en el caso del Grapo Camarada Arenas

El Supremo le condenó a siete años de cárcel por no liberar al empresario Publio Cordón, después de que la Audiencia Nacional le absolviera

ampliar foto

A Manuel Pérez Martínez, alias Camarada Arenas — histórico dirigente del brazo político del GRAPO (Revolucionario Antifascista Primero de Octubre)— le quedan aún dos años de prisión. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, ha fallado este martes a favor de España en la demanda presentada por el Camarada por su condena a siete años de cárcel por el secuestro del empresario Publio Cordón que le impuso el Tribunal Supremo en 2009, dos años después de que la Audiencia Nacional le hubiera exculpado. "El tribunal concluye que no se violó el derecho del demandante a un juicio equitativo", explican fuentes del Tribunal.

En su demanda al Tribunal de Estrasburgo, el Camarada Arenas alegaba que España había vulnerado sus derechos a ser escuchado por un tribunal, a ser informado de la naturaleza y la causa de la acusación y a disponer del tiempo necesario para preparar la defensa. Pero la corte cree que, además de haber tenido un juicio equitativo, el dirigente terrorista tuvo la posibilidad de ejercer su derecho de defensa ante el Tribunal Supremo —que le sentenció a siete años de prisión— "de manera concreta y efectiva en lo que concierne a la calificación de los hechos declarados probados como un delito cometido por omisión" de libertad del empresario secuestrado el 27 de junio de 1995 en Zaragoza.

El demandante también se quejaba de "una ampliación desmesurada de las nociones de autor y de responsabilidad penal" por la omisión en la puesta en libertad del empresario secuestrado, del que nunca apareció el cuerpo, y de su derecho a un recurso efectivo tras la condena del Tribunal Supremo.

Además, el dirigente de los GRAPO, Fernando Silva Sande, declaró a la Justicia que el empresario murió al saltar por una ventana cuando se encontraba secuestrado en Zaragoza y que él mismo enterró su cadáver en el sur de Francia.