Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Detenido por agredir y amenazar a un transexual en Granada

La víctima, de 21 años, fue atendida por lesiones en costillas, cara y espalda

Daniel Peinado, el joven de 21 años que fue agredido.

La policía ha detenido este lunes a un joven como presunto autor de las lesiones y amenazas que sufrió hace casi dos semanas un transexual de 21 años en Granada. La víctima, Daniel Peinado, denunció ante los agentes que la noche del 9 de febrero, cuando paseaba a su perra por un parque de la capital, dos jóvenes le insultaron y le dieron patadas por todo el cuerpo. Tras la denuncia, la policía puso en marcha el protocolo previsto para los llamados delitos de odio.

Según el relato de Peinado, los agresores le dieron una patada a su mascota y le siguieron, le tocaron en la espalda y, cuando se volvió, le propinaron un puñetazo. Tras caer al suelo, empezaron a darle patadas por todo el cuerpo. "Me decían que si Franco estuviera vivo me fusilarían, que era un degenerado, que por mucho que hiciera siempre sería una mujer y que todo lo hacía por vicioso", recuerda Peinado. La víctima, que ha tenido que ir en dos ocasiones a Urgencias, afirma que no conocía a los agresores y que eran dos jóvenes de 1,80 metros de altura aproximadamente. El chico ha sido atendido por lesiones en costillas, cara y espalda, magulladuras, hematomas y heridas en la rodilla y los muslos.

De los dos supuestos agresores, la policía solo ha detenido a uno de ellos. Según los agentes, el otro chico no participó en las agresiones ni verbales ni físicas, ya que fue un "mero acompañante", extremo que ha sido comprobado y verificado por los investigadores. El joven arrestado fue trasladado a dependencias policiales y puesto a disposición de la autoridad judicial.

El Juzgado de Instrucción 9 de Granada ha ordenado su puesta en libertad con cargos y le atribuye la posible comisión de un delito de lesiones y otro contra el ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas, el llamado delito de incitación al odio, informa Europa Press. Según fuentes judiciales, el magistrado le ha impuesto además como medida cautelar una orden de alejamiento y de prohibición de comunicación con la víctima durante dos meses. Tras la reforma del Código Penal, este delito conlleva una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a 12 meses.

Más información