Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rivera, dispuesto a entrar en un Gobierno del PSOE si el PP se abstiene

"Estamos tan cerca de un acuerdo como de levantarnos de la mesa", dice el líder de Ciudadanos sobre sus negociaciones contrarreloj con el PSOE

Rivera este lunes en la Cadena Ser. ATLAS

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, admitió el lunes que no descarta entrar en un hipotético Gobierno de Pedro Sánchez si las negociaciones que mantienen su partido y el PSOE para firmar un pacto de legislatura concluyen con un gran acuerdo reformista. Rivera rectificaba así toda su estrategia poselectoral —ni entrar en el Gobierno ni votar a favor de Sánchez— el mismo día en que los socialistas se sentaban a negociar con Podemos, Compromís e IU.

¿Descarta entrar en un Gobierno de Sánchez? “No lo descarto si hay un gran acuerdo, que no es lo mismo que vayamos a entrar”, dijo Rivera en la SER. Supone su último intento por atraer a Sánchez a un pacto que luego requeriría de una improbable abstención del PP, partido con el que el líder de Ciudadanos no querría compartir Ejecutivo por sus casos de corrupción, según las fuentes consultadas.

La formación emergente aspira a mediar entre los dos partidos mayoritarios para sumar esa abstención, pero no desea que el PP de Mariano Rajoy gobierne. Existen también reticencias a que forme parte de un hipotético Ejecutivo a tres mientras el presidente en funciones no tome medidas ejemplarizantes. “No vamos a contar con un PP podrido de corrupción”, dice Fernando de Páramo, secretario de Comunicación de Ciudadanos.

Rivera quiere intermediar entre el PSOE y el PP para conseguir una mayoría estable. Incluso si Sánchez no saca adelante la votación de investidura de la primera semana de marzo, es del todo improbable que Ciudadanos reconduzca las negociaciones para intentar que Rajoy pueda llegar a La Moncloa. “Han organizado bandas auténticas, con forma de Gobierno, para saquear las arcas públicas”, opinó el lunes sobre los casos de corrupción que azotan al PP. “O limpias o eres incompatible con la regeneración de este país. No estoy viendo a Rajoy que limpie”, sentenció.

Ciudadanos se opone a que Podemos entre en el Gobierno o tenga influencia en su configuración. Aunque niegan que la negociación a cuatro que abrió el lunes el PSOE influya en su estrategia, los vetos cruzados entre los partidos y el peso de sus votos (Ciudadanos aportaría 40, por los 71 de los partidos de izquierdas) afectan a la posición de Sánchez.

En un último intento por atraer al PSOE a un pacto a tres con el PP, Rivera mezcló el lunes el palo y la zanahoria. Al tiempo que advirtió sobre la fragilidad de los avances en la negociación con los socialistas (“Estamos tan cerca de un acuerdo como de levantarnos de la mesa”), abrió por primera vez la posibilidad de formar parte de ese hipotético Ejecutivo.

Hasta ahora, Ciudadanos solo había insinuado que querría influir en la configuración de un posible Gobierno eligiendo los nombres de varios ministros independientes. También había criticado que Podemos pidiera cargos en lugar de negociar medidas.

Ahora, cuando ya ha llegado a acuerdos con el PSOE en materia territorial y de lucha contra la corrupción, Ciudadanos afronta el sprint final de las negociaciones subrayando tanto las diferencias como la posibilidad de culminar con un acuerdo las dos semanas de conversaciones. “Hay posiciones cerca en muchos temas y hay algunas, que son importantes, donde todavía hay divergencias”, dijo el lunes Rivera. “Si es un pacto lo suficientemente reformista para España, nosotros nos podemos replantear nuestras posiciones”.

Más información