Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Imputado un coronel por comprarse un televisor con fondos del Ejército

El aparato fue entregado en el domicilio del mando y nunca llegó a la unidad

El Juzgado Togado Militar Central número 1 ha imputado al coronel F. H. C., jefe del Acuartelamiento Aéreo (ACAR) de Getafe (Madrid) entre julio de 2006 y julio de 2009, por una serie de irregularidades, incluida la compra de un televisor con cargo al erario público.

Durante un registro por sorpresa ordenado por la titular del Juzgado Togado Militar territorial número 12 en el acuartelamiento en junio de 2013 —que le valió a la instructora la apertura de un insólito expediente disciplinario por no haber avisado de su llegada al jefe de la unidad— fue incautada la factura de un televisor recibido en el domicilio particular del coronel. Una comisión judicial comprobó después que el aparato nunca llegó a la base ni se dio de alta en su inventario.

Este es el tercer coronel imputado por supuestas irregularidades en la misma unidad. A principios de 2015, lo fueron V. S. M., responsable del ACAR de Getafe de 2009 a 2011, y E. C. D., jefe de la SEA (Sección Económica Administrativa) 27 hasta 2013. Un informe pericial, realizado por tres interventores del Ministerio de Defensa, confirmó el mayor escándalo de corrupción en el Ejército del Aire y apuntó los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, fraude fiscal y falsificación de documentos.

Sin embargo, el juez ha decidido deducir testimonio (abrir otra causa) de los indicios contra el coronel F. H. C. para que sean instruidos al margen del caso principal, por considerar que no tienen relación con el mismo.

También lo ha hecho con las irregularidades atribuidas al subteniente A. H. A. y al sargento J. E. P. S., responsables de los alojamientos y la cafetería del acuartelamiento. Juan Carlos Saiz, defensor del comandante J. E. de J. B., primer imputado en la causa, cuya declaración destapó las irregularidades más graves, se ha opuesto a la fragmentación del sumario en al menos tres causas al considerar que no solo perjudica a su defendido, sino que impedirá conocer el verdadero alcance de la “trama delictiva” en la cúpula de la unidad que denunció la primera instructora.

Desde julio de 2013, el coronel F. H. Z., último de los siete militares implicados hasta ahora en el escándalo, es jefe del programa Sistema de Comunicaciones Militares del Ministerio de Defensa.

 

Más información