Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La policía aborta el asesinato de un líder mafioso en Marbella

Seis detenidos de una banda británica por planear la muerte del cabecilla de una banda rival

Registro de la policía en el que se aprecian diferentes armas blancas. FOTO: GUARDIA CIVIL / VÍDEO: ATLAS

Una operación conjunta de la policía, la británica National Crime Agency (NCA) y la Policía Metropolitana de Manchester ha permitido la detención de seis miembros de un grupo criminal británico que se habían trasladado a la Costa del Sol para matar supuestamente al líder de una banda rival. Los arrestados –cinco hombres y una mujer- pertenecen a la organización A Team, asentada en Saldford (Manchester), y su objetivo era el jefe de la banda Anti A Team, que se había escondido en Marbella tras un cruento historial de enfrentamientos armados entre ambos grupos en Reino Unido.

La NCA comunicó a los investigadores españoles la “gran preocupación y alarma social” que existía en la ciudad inglesa por los ajustes de cuentas habituales entre ambos grupos, con numerosos tiroteos en las calles en los que incluso murieron niños y mujeres ajenos a las organizaciones criminales. Este ambiente de violencia provocó que el líder de los Anti A Team huyera a España con el objetivo de esconderse y evitar un posible atentado mortal contra su vida.

El cabecilla de la banda rival, sin embargo, ordenó su localización y dos de sus hombres viajaron a nuestro país con la misión de encontrarlo y matarlo. A finales de enero, el mismo jefe de los A Team viajó personalmente a Marbella con la intención de “agilizar” el supuesto asesinato, trámite que aprovechó para reclutar a otros miembros de su organización para ejecutar el plan.

El aviso que se dio a los policías españoles llevó a los agentes hasta Marbella. Se controlaron sus movimientos y se averiguó que el objetivo era sometido a vigilancia permanente en los lugares que solía frecuentar. Los supuestos sicarios actuaban con mucho cuidado y entre grandes medidas de seguridad, tanto a la hora de entrar y salir de sus domicilios como en sus comunicaciones telefónicas.

La posibilidad de un asesinato inminente, llevó a organizar un operativo policial conjunto para proceder a la detención de estas personas que se desarrolló con el apoyo de los Grupos de Operaciones Especiales de Seguridad (GOES) de Málaga. Se registraron dos viviendas en Marbella y se arrestó a seis personas. Los detenidos, al percatarse de la redada, rompieron sus teléfonos y arrojaron las tarjetas SIM al váter.

En uno de los domicilios se intervino una pistola de calibre nueve milímetros parabellum, la más común entre las organizaciones criminales, con un cartucho en la recámara y dispuesta para ser utilizada. Tenía el número de serie borrado. Había más munición y bajo el cojín de uno de los sofás se encontraron cuatro cuchillos de grandes dimensiones, varios pasamontañas y guantes negros. También se halló un chaleco lastrado, objeto que se puede utilizar para mantener un cuerpo sumergido, un puño americano y un bate de béisbol.

En la operación han participado agentes del GRECO Costa del Sol de la Brigada Central de Crimen Organizado, de la NCA británica y de la Policía Metropolitana de Manchester, con la colaboración de los GOES de la Comisaría de Málaga.