Selecciona Edición
Iniciar sesión

Bruselas avala la aplicación de los “rechazos en frontera”

La Comisión ve la política migratoria en Ceuta y Melilla compatible con su directiva

La Comisión Europea considera que la política migratoria de España en Ceuta y Melilla, incluyendo el rechazo en frontera en las vallas de ambas ciudades, es compatible con su directiva de retorno. Así se recoge en una respuesta parlamentaria emitida el 20 de enero por el comisario de Interior europeo, Dimitris Avramopoulos.

La Comisión afirma haber “analizado la compatibilidad del procedimiento especial de Ceuta y Melilla” con su directiva de retorno “y, más especialmente, con los requisitos contemplados en el artículo 4, apartado 4, letra b), de la directiva”. Se refieren en concreto a la parte en la que se establece que los Estados miembros respetarán “el principio de no devolución” de los nacionales de terceros países. En ese sentido, una vez analizados ambos textos, la Comisión llega a la siguiente conclusión: “Revisten una importancia fundamental las salvaguardias contenidas en este procedimiento especial (de Ceuta y Melilla) por lo que se refiere a la protección internacional y a la posibilidad de solicitar protección internacional en los pasos fronterizos regulares”. “Además, la Comisión considera la reciente creación en las fronteras de Ceuta y Melilla de oficinas en las que los nacionales de terceros países pueden presentar su solicitud de asilo un elemento positivo para garantizar el respeto del principio de no devolución”, añade la respuesta parlamentaria del griego Avramopoulos, en lo que denota un cambio de tono en esta materia con respecto a su predecesora Cecilia Malmström.

Una carta sin respuesta

Su respuesta parte de la pregunta formulada 3 de julio por los europarlamentarios Ska Keller (líder del Partido Verde Europeo) y Ernest Urtasun (ICV), quienes recordaron al comisario que en octubre de 2014 Malmström envió una carta al ministro del Interior Jorge Fernández Díaz “en la que expresaba su preocupación respecto a que los miembros de las fuerzas policiales manden a los migrantes indocumentados de vuelta a Marruecos directamente en la frontera”. “¿Ha recibido alguna respuesta a la carta enviada por la comisaria Malmström?”, se interesaban los europarlamentarios. Y Avramopoulos responde: “Aunque el ministro del Interior español no envió una respuesta oficial a la carta, la Comisión se mantiene en contacto con las autoridades españolas sobre la situación en las fronteras exteriores de Ceuta y Melilla, que están sometidas a un control muy estrecho”.

Keller y Urtasun añadían en su pregunta unas declaraciones del comisario Avramopoulos de un debate sobre la propuesta de legalización de las “devoluciones en caliente” en España, en las que “también reiteró que lo que algunos llaman devoluciones en caliente puede no ajustarse a las obligaciones derivadas de la ley de la UE y la ley internacional”.