El PSOE reclama a Podemos que excluya de la negociación el referéndum “y los controles políticos”

Los socialistas devuelven al partido de Iglesias su propuesta con las coincidencias y los desacuerdos

La respuesta del PSOE al programa presentado por Podemos se expresa en 22 páginas que el partido de Pablo Iglesias ha recibido este sábado. “Hay mimbres para el acuerdo si Podemos no se empeña en el referéndum de autodeterminación, en el control político de órganos institucionales y de poder y en vetar a otras fuerzas políticas”. Este es el broche que ha puesto Antonio Hernando, portavoz del equipo negociador del PSOE, a la explicación exhaustiva sobre el programa de Podemos. A iniciativa de Izquierda Unida-Unidad Popular, se celebrará una reunión en la que participará el convocante, Alberto Garzón, y los equipos de Podemos, PSOE y Compromís en la que se hablará de estas materias.

No ha habido nunca una reunión de equipos negociadores de Podemos y el PSOE porque el primero anteponía que se reunieran cara a cara Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El PSOE remitía a los equipos negociadores como método de trabajo tal como se desarrolla con Ciudadanos, la propia Izquierda Unida, Coalición Canaria, el PNV y Ciudadanos. Toda esta mañana trabajan los equipos de Compromís y el PSOE y toda la tarde y posiblemente mañana lo harán los socialistas con Ciudadanos.

Esta diversidad no la abandonará el PSOE a pesar de que Podemos pide a Pedro Sánchez que elija entre su formación, más IU y Compromís, o Ciudadanos. La respuesta del PSOE sobre opciones ha sido la siguiente: “O se vota la investidura de Pedro Sánchez para un Gobierno de cambio o se permite que el PP siga gobernando, con toda su corrupción”.

Los vetos que propugna Podemos de momento no surten efecto por cuanto que las negociaciones con otras fuerzas políticas continúan hasta ver qué ocurrirá cuando algunos alcancen acuerdos con otros que considere incompatibles. No será previsiblemente por los programas, ya que el PSOE avanza con Ciudadanos, pero también con Compromís e Izquierda Unida.

En el análisis de coincidencias y discrepancias del texto del partido morado, el PSOE dedica ocho páginas a lo que considera “inasumible” por la “obsesión de control” que desprende, a su juicio, las propuestas de Podemos. “No es admisible para el PSOE en política económica retrasar tres años la reducción del déficit por debajo del 3%. No es posible tampoco incrementar el gasto público en 96.000 millones de euros en la legislatura respecto al programa de estabilidad remitido por el Gobierno a la Comisión Europea. Tampoco es asumible el aumento de ingresos públicos a través de una subida extraordinaria de impuestos que Podemos sitúa en 40.000 millones de euros.

Las objeciones de carácter político e institucional se centran en el rechazo del PSOE a “subordinar a jueces, fiscales y policías a una secretaría de Estado de lucha contra la corrupción dependiente de la vicepresidencia del Gobierno", que ostentaría Pablo Iglesias.

Los socialistas consideran que Podemos se mete de lleno en la separación de Poderes al establecer una auditoría pública del sistema judicial. En ningún caso el PSOE aceptará el derecho de autodeterminación en Cataluña “y en todas las naciones que lo hayan planteado con especial intensidad”.

Hay coincidencias en materias de política social y laboral y el PSOE hace exhibición de un buen número de propuestas propias que Podemos no menciona pero que el PSOE “da por seguro” que el partido morado aceptaría. Estas hacen referencia a la reforma de la Constitución para asegurar derechos sociales y para completar el funcionamiento federal de la organización del Estado. También a la aprobación de una ley de libertad religiosa, a la derogación de la prisión permanente revisable o a la supresión de tasas judiciales para pequeñas y medianas empresas. Estos son asuntos que Podemos no trata. Ahora se está a la espera de concertar una reunión para comprobar si pesan más las coincidencias que los desacuerdos.