Selecciona Edición
Iniciar sesión

Así penetró la trama Púnica en la Diputación de León

El conseguidor de la red sedujo a Martínez tras convencerle de que tenía hilo directo con Génova

El conseguidor de la trama Púnica, Alejandro de Pedro, conocía las entrañas de la Diputación de León durante la etapa del popular Marcos Martínez (2014). “El interventor es el primer interesado en que se haga. Tiene un huevo de terrenos. No pondrá ningún problema”, le confesó en octubre de 2014 a su socio, José Antonio Alonso.

De Pedro se refería así al supuesto interés del entonces interventor de la Diputación de León, Jesús Suso López, para adjudicar a la madeja societaria de Púnica la estación de esquí leonesa de San Isidro y dos restaurantes. El chanchullo contaría con el visto bueno del popular que sucedió en mayo de 2014 a la asesinada Isabel Carrasco. Martínez ficharía a cambio los servicios de la red corrupta a través de una de sus empresas de posicionamiento en línea, Madiva. La Guardia Civil sostiene que el político participó en la manipulación del pliego de contratos. “Como ellos [red Púnica] van a diseñar el proyecto, lo ganarán”, aseveró el popular según el sumario de la trama corrupta.

Púnica encontró en Marcos Martínez un aliado para sus negocios. El empresario De Pedro se ganó la confianza del jefe de la Diputación con halagos y haciéndole creer que tenía hilo directo con la cúpula de Génova 13, cuartel general del PP. Martínez pidió a la trama que le echara una mano para convertirse en presidente provincial del partido. Solicitó a De Pedro que intercediera por él ante la secretaria general de la formación, Dolores de Cospedal, y el entonces vicesecretario de Organización, Carlos Floriano. “Mañueco es un cabrón”, confesó Martínez a De Pedro en alusión a supuestas maquinaciones del alcalde de Salamanca Alfonso Fernández Mañueco para torpedear su candidatura, según los pinchazos. Martínez no llegó a dirigir el partido porque fue encarcelado tras estallar el escándalo, en octubre de 2014.

La estrecha relación con la red corrupta llevó al expresidente de la Diputación -132 millones de presupuesto anual- a confiar a De Pedro el fichaje de su jefe de prensa. El conseguidor barajó como candidatas a dos periodistas que se habían quedado “sin curro” tras trabajar en el gabinete de prensa de la exministra de Sanidad socialista Leire Pajín. “Estas son del PSOE no las vamos a meter allí”, previno el socio de Pedro, José Antonio Alonso.

De Pedro alardeó ante Martínez de su presunta amistad con la “mano derecha de Cospedal”, la presidenta del PP de Asturias, María Mercedes Fernández, Chelines. “La supuesta relación de amistad de De Pedro con Chelines puede proceder de que este ha realizado trabajos de reputación [posicionamiento en Internet]”, según la Guardia Civil.

La trama maquinó para que el nombre de Martínez sonara en los cenáculos populares. De Pedro y su socio concertaron dos supuestos encuentros a Martínez durante una reunión de alcaldes que se celebró en Murcia entre el 25 y 26 de octubre de 2014. La investigación detectó que el popular quedó en el cónclave con la exalcaldesa de Cartagena Pilar Barreiro, del PP.

El socio de De Pedro, José Antonio Alonso, envió un mensaje a Martínez sobre sus supuestas gestiones de relaciones públicas para el entonces presidente de la Diputación de León. “Querido Marcos. Espero que se te trate bien en Murcia […]. Le di tu teléfono a las alcaldesas de Cartagena y Tarancón, que es la chica Cospe en Génova. A ella te puedes dirigir”.