Sánchez negocia solo su investidura e Iglesias quiere un pacto de Gobierno

"Si el PSOE quiere gobernar en solitario, que lo diga. Creo que es una imposibilidad", afirma Iglesias

Pablo Iglesias y Mónica Oltra durante la rueda de prensa posterior a la reunión.

Los equipos negociadores del PSOE y de Podemos se sentarán en los próximos días en una mesa a cuatro con IU-Unidad Popular y Compromís pero con propósitos diferentes. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, aceptó este viernes esta propuesta de Alberto Garzón para pactar su investidura; de momento solo la investidura. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, sin embargo, insiste en que el objetivo debe ser la formación de un gobierno de coalición, su programa y sus componentes. “Esa será la foto del próximo Gobierno de España”, aventuró Iglesias. Eso es mucho más de lo que el PSOE espera del encuentro.

El convocante de la reunión de la próxima semana, entre el lunes y el miércoles, ha sido Alberto Garzón, portavoz parlamentario, de Unidad Popular-Izquierda Unida, que se dirigió por carta al PSOE, Podemos y Compromís para empezar a negociar un programa “para la investidura” del candidato socialista, Pedro Sánchez.

El líder del PSOE aceptó la propuesta, lo que fue saludado con cierta vehemencia por Iglesias, pese a que en realidad, socialistas y Podemos parten de postulados y expectativas diferentes respecto a ese encuentro. El partido de Iglesias va directamente a negociar un programa “para formar un gobierno de coalición entre las cuatro fuerzas políticas”, en tanto que fuentes oficiales del PSOE remachan que ahora se trata de encontrar bases para la investidura del candidato socialista.

“Es un hecho muy significativo que los socialistas hayan aceptado ese encuentro porque esa será la foto del próximo gobierno de España”, sentenció Iglesias. Pero eso no es exactamente lo que Sánchez responde en su carta a Garzón en la que dice sí a la mesa a cuatro. “Te confirmo nuestra disposición a participar en la reunión de trabajo (...) de cara a pactar un programa para la investidura, que proyecte en la legislatura la acción de un Gobierno progresista y reformista”.

Es decir, primero la investidura y después se verá si hay condiciones para formar un gobierno, señalan fuentes del entorno de Sánchez, que siguieron atentamente la comparecencia de Iglesias junto a la coportavoz de Compromís, Mónica Oltra y el portavoz en el Congreso de esa formación política, Joan Baldoví.

El PSOE ha abierto varias pistas de trabajo, pero destaca la que confluye con Ciudadanos, de la que nada quiere saber Podemos. Tampoco el partido de Rivera se considera compatible con la fuerza política que lidera Iglesias, pero de momento las negociaciones se mantienen. Iglesias no consiguió que Sánchez optara por ellos y abandonara el diálogo con Ciudadanos. Este viernes, no obstante, Iglesias reiteró que quiere sentarse con el líder del PSOE. “Yo tengo interés en verme con Sánchez y si él fuera a la reunión, por supuesto que asistiría”, afirmó el líder de Podemos, quien anunció que el lunes presentará a su equipo negociador, formado por dirigentes de su máxima confianza. Ese cara a cara con Pedro Sánchez no es previsible, ya que el método de trabajo del político socialista deja la negociación a un equipo de trabajo.

Un Gobierno de coalición

Iglesias insiste en que el objetivo es la formación de un Gobierno de coalición y pone sobre la mesa como principal argumento el número de votos que suma la izquierda: 11 millones entre su partido, el PSOE, Compromís e Izquierda Unida. En las cuentas del PSOE, a esos votos se suman los casi cuatro que recibió Ciudadanos, de manera que invocan “los 15 millones de votos del cambio”.

Los avisos de este viernes de Iglesias a Sánchez fueron constantes. “Uno tiene que saber qué se está negociando”, prosiguió: “Si se está negociando un Gobierno o una investidura”. “Si el PSOE quiere gobernar en solitario, que lo diga abiertamente. Creo que es imposible”, afirmó. El líder de Podemos consideró que, acudiendo a esa mesa de negociación a cuatro, el PSOE está dando un primer paso hacia una elección de sus socios de Gobierno, dejando de lado a Ciudadanos. “Indicaría claramente que Pedro Sánchez ha elegido”, afirmó.La portavoz de Compromís, Mónica Oltra, subrayó que “el Gobierno de Pedro Sánchez, será plural o no será”.

Lo cierto es que Sánchez no ha optado por Podemos, como demuestra que mantiene el diálogo con Ciudadanos. Iglesias le ofrece al PSOE asumir la negociación sobre el conflicto de Cataluña, lo que supone una cierta concesión al apartarse de la exigencia de un referéndum para esa comunidad autónoma.

Más información