Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rivera cierra la puerta a la oferta de Rajoy y no acepta la vicepresidencia

"No hay nada que hablar", dice José Manuel Villegas, jefe de gabinete del líder de Ciudadanos

Albert Rivera ha rechazado la oferta del PP para que se convierta en vicepresidente de Mariano Rajoy. En la negativa no influye solo su decisión genérica de no entrar en un Gobierno que no presida Ciudadanos, y que también concierne al PSOE. También afecta el continuo goteo de casos de corrupción que azota al partido que preside Rajoy. La prioridad de la formación emergente es negociar con el PSOE, porque Pedro Sánchez, secretario general de los socialistas, es el candidato señalado por Felipe VI para presentarse al debate de investidura.

"Rajoy no es el candidato. No hay nada que hablar", le ha explicado a este diario José Manuel Villegas, jefe de gabinete de Rivera y vicesecretario general de Ciudadanos. Este dirigente, además, recuerda que su partido se ha impuesto la norma de negociar "programas y propuestas" antes de hablar de la distribución de hipotéticos cargos. El propio Villegas, finalmente, dio por cerrada la etapa de Rajoy al frente del Gobierno este miércoles.

"El señor Rajoy declinó en su momento el ofrecimiento a ser candidato, porque consideraba que no tenía los apoyos suficientes. Suponemos que si cambia de opinión y decide ser candidato será porque tiene más apoyos de los que tenía entonces, cosa que yo dudo que pueda tener", argumentó el dirigente de Ciudadanos, único partido que se ha mostrado dispuesto a hablar con el PP.

"Desde entonces, lo único que ha cambiado en el PP es que le han estallado tres casos de corrupción", recalcó. "El señor Rajoy tiró la toalla en su momento. No sé si evaluó la gravedad que tenía ese gesto. Insisto. El señor Rajoy no va a tener más apoyos y dudo de que él mismo se pueda considerar como candidato a La Moncloa, cuando declinó por no tener esos apoyos. No tendría ninguna lógica".

Ciudadanos sigue empeñado en intentar mediar entre PP y PSOE para lograr un pacto a tres, pese a que los dos partidos tradicionales se han vetado mutuamente. Hace tiempo, sin embargo, que Rivera se ha desmarcado de Rajoy. Sus conversaciones, subraya continuamente, son con el PP y sus siete millones de votantes. Como dijo este miércoles, durante una entrevista en Canal Sur: "Si perteneciera a un partido en el que cada día surge una trama nueva de corrupción, dimitiría. Rajoy no piensa como yo".