Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Uno de cada 10 alumnos asegura que ha sufrido acoso escolar

El 30% señalan que han recibido golpes físicos y uno de cada tres admite haber agredido a otro estudiante, según un informe de Save the Children sobre 'bullying' en España

¿Por qué un chico acosa a otro en el instituto? En la mayoría de los casos, la respuesta es “no sé” seguida de: “Era una broma”. Así lo recoge la radiografía que Save the Children ha hecho sobre acoso y ciberacoso en España con entrevistas a 21.487 alumnos de secundaria y datos contundentes. Uno de cada 10 señala que ha sido víctima de acoso, un tercio reconoce haber agredido físicamente a otro compañero en los últimos dos meses y la mitad admite haber insultado.

El estudio concreta que para que exista acoso es necesario que haya intencionalidad por parte del agresor, frecuencia de los abusos y desequilibrio entre agresor y víctima. En la mayoría de casos, los acosados aseguraron que les perseguían por “manía” o por su aspecto físico. La mitad señalaron que les habían insultado de forma directa y uno de cada cinco que había sido amenazado. El informe, titulado Yo no juego a eso presentado este jueves, repara también en la figura del agresor. Uno de cada tres, con edades entre 12 y 16 años, admitió haber agredido físicamente a otro compañero en los dos meses previos a la encuesta.

193.000 víctimas

Las entrevistas del trabajo, realizado en colaboración con la universidades Autónoma de Madrid y la de Córdoba, se realizaron entre septiembre de 2014 y junio de 2015 a alumnos de secundaria de centros públicos. Extrapolando los datos, Save The Children estima en 193.000 las víctimas y en 103.000 los agresores de acoso y ciberacoso en España.

“Es una forma de violencia y hay que llamarlo por su nombre. No es un juego de niños. Como sociedad no podemos permitirnos fallar a niños que sufren situaciones de estrés o ansiedad”, señala Andrés Conde, director general de Save the Children España. “No es un fenómeno natural e inevitable, es prevenible, injustificable y se puede erradicar”, añade.

Diferencias entre chicos y chicas

De los datos aflora una perspectiva de género “a la que hay que atender”, según Conde. Las chicas sufren más como víctimas y participan menos como agresores. Ellas, además, son más propensas a pedir ayuda mientras que los chicos responden más a menudo a la violencia con violencia. Otro aspecto analizado, que comparten en este caso víctimas y agresores, es que en ambos casos tienen baja autoestima.

El informe refleja las diferencias por comunidades autónomas, aunque Conde considera que en este caso es más difícil sacar conclusiones. El promedio de víctimas de ambos tipos de acoso es más alto que la media en Murcia, Andalucía, Melilla y Baleares y está también alto en otras como Cataluña. “Parece que la renta de las familias y de las comunidades no es determinante, pero hay que analizar más a fondo el asunto”, señala.

Objeciones al plan del ministerio

Save the Children pide una intervención que incluya “objetivos realistas, un calendario y con una dotación de recursos humanos y financieros adecuados”. El Ministerio de Educación presentó en enero el borrador de un plan de convivencia escolar, aún sin presupuesto ni fechas cerradas para las actuaciones. El último acto de Educación, el pasado 11 de febrero, fue la presentación de un sello de Correos contra el acoso. Para el director de Save the Children, “el plan que promueve el ministerio es necesario, pero no es suficiente. Enfrentar la violencia contra la infancia requiere una estrategia integral, que no solo quede circunscrita a la escuela”.

Más información