Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sánchez: “Estamos muy cerca del acuerdo con quienes negociamos”

El líder socialista pide a Bruselas más flexibilidad en el déficit aunque promete cumplir

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en Bruselas. FOTO: H. WAGNER (EFE) / VÍDEO: ATLAS

A menos de dos semanas del debate de investidura para elegir presidente del Gobierno en España, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha mostrado confiado. "Estamos muy cerca del acuerdo entre todas las fuerzas con las que nos hemos sentado a negociar", ha remarcado Sánchez a su entrada en la reunión con los líderes socialistas europeos, antes de la cumbre de jefes de Estado y Gobierno que se celebra este jueves y viernes en Bruselas. El candidato ha vuelto a abrir las puertas al diálogo al líder de Podemos, Pablo Iglesias, para que haya un Gobierno "reformista y progresista".

Calmado, confiado y "con garantías para formar Gobierno", según ha remarcado a la prensa, Sánchez ha reconocido la voluntad de Izquierda Unida (IU), Partido Nacionalista Vasco (PNV), Compromís, Ciudadanos y Coalición Canaria para "llegar a acuerdos". A falta de que Iglesias y Sánchez mantengan una reunión después de que el pasado lunes Podemos presentara al PSOE una contraoferta de Gobierno (que ya ha sido corregida en dos ocasiones), el socialista ha avanzado que irá a la investidura del próximo 2 de marzo "razonablemente optimista" para encontrar una mayoría parlamentaria suficiente que le permita gobernar.

El líder del PSOE también ha advertido a las demás fuerzas de que para entonces habrá que elegir: "O el cambio o la continuidad de un Gobierno agotado y asediado por la corrupción, como es el del PP y el presidente en funciones, Mariano Rajoy". Ciudadanos, en cambio, ya ha avisado de que no apoyará a Sanchez y que, por tanto, solo quedaría su abstención en cuyo caso las cuentas para conseguir los escaños suficientes no salen. "Aún queda tiempo", ha zanjado el líder del PSOE.

Flexibilidad en el déficit

Sánchez, además, ha mantenido una reunión bilateral con el comisario de Economía, el francés y también socialista Pierre Moscovici, para pedirle más flexibilidad con el déficit de 2016, algo que Bruselas concedió el año pasado a Italia y Francia. El PSOE, pues, quiere "una senda diferente" para poder cumplir con las pautas que marca Bruselas. El líder de los socialistas ha prometido cumplir, aunque ha impuesto dos condiciones: uno, que no disminuya el ritmo de la recuperación y dos, que haya cohesión social.

Sánchez señaló que el "calendario" de esta política fiscal se determinará en función de las cuentas públicas que deje el presidente en funciones, Mariano Rajoy. España tendría que haber cerrado 2015 con un déficit público de un máximo del 4,2 % de su PIB, pese a lo que Rajoy anunció recientemente que este se eleva al 4,5 %, por lo que se complica que el país logre reducir su desvío al 2,8 % este año, como se ha comprometido con Bruselas.

Aunque la Comisión Europea no ha dado detalles sobre el contenido de la reunión, Moscovici ya advirtió la semana pasada a España de que no puede solicitar más flexibilidad a Bruselas para cumplir con la disciplina fiscal.

La sombra de unas posibles elecciones generales en junio no le agrada al PSOE y Sánchez lo hace ver: "España necesita un Gobierno de manera urgente". No obstante, las promesas y propuestas, si finalmente es él el presidente, continúan: impulsará "de una vez por todas" un plan de inversión europeo (Plan Juncker) mucho más ambicioso, unas políticas expansivas a nivel europeo —en la misma línea que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi—, creará un Gobierno reformista y progresista, respetará las reformas que requiera Bruselas y cumplirá con la responsabilidad presupuestaria que exige el Gobierno comunitario, ha asegurado.

Más información