Selecciona Edición
Iniciar sesión

Granados obligó a una firma pública a pagar 140.000 euros por un concierto

Arpegio, dedicada al urbanismo, patrocinó el espectáculo, organizado por Waiter Music

Esta firma entregó numerosas dádivas y comisiones al exsecretario general del PP de Madrid

El 31 de marzo de 2007 el espectáculo Night of the Proms recaló en el Palacio de los Deportes de Madrid. Prácticamente desconocido en España, consiste en juntar música clásica con pop. Aquella noche una orquesta sinfónica de unos 60 miembros, un coro infantil y artistas como Mike Oldfield, Tears for Fears, John Miles y Ana Torroja deleitaron a un público que, en su mayoría, no pagó los 50 euros que costaba la entrada. Miles de ellas se regalaron. En realidad quien pagó el espectáculo fue el erario público. La Fundación Arpegio patrocinó el evento, organizado por Waiter Music, con 139.200 euros por orden de Francisco Granados, entonces consejero de Presidencia y mano derecha de Esperanza Aguirre.

Así se lo contó hace un mes al juez que instruye el caso de la trama Púnica, Eloy Velasco, la que entonces era gerente de la Fundación Arpegio, Carmen Plata. Arpegio, la empresa pública de la Comunidad de Madrid que gestiona el suelo, está, junto con el Canal de Isabel II, en el centro de las pesquisas sobre la trama. Velasco llamó a declarar a Plata después de saber que Granados intermedió para que la Fundación Arpegio patrocinara el concierto de Waiter Music, la empresa de espectáculos y eventos que presuntamente pagaba comisiones para obtener contratos por toda la Comunidad de Madrid.

"Me lo plantea Granados", dijo Plata al juez en su declaración, que consta en la parte del sumario que permanecía secreta hasta hoy y a la que ha tenido acceso El País. Se refiere a cómo llega hasta la Fundación Arpegio la propuesta para patrocinar el concierto. A preguntas del juez, Plata asegura que le pareció que entraba dentro de los "fines sociales y culturales" de la fundación, creada en 2006, es decir, un año antes del concierto, por el propio Francisco Granados. Velasco llega a preguntarle si es consciente de que fue creada "ex profeso para evitar pasar por la Ley de contratos públicos". Ella lo niega.

Plata, que fue concejal del PP en Getafe entre 1995 y 2014, fue nombrada gerente de la fundación en diciembre de 2006 y continuó en ese puesto hasta junio de 2011. Es ella la que firma el convenio con Waiter Music. A Velasco le interesa saber qué recibía a cambio del patrocinio Arpegio: "publicidad", "entradas con el logo de la fundación", salir en las cuñas de radio y ruedas de prensa en las que se cita a Arpegio, contesta Plata, que asegura desconocer qué relación tenía Granados con el responsable de la empresa Waiter Music, José Luis Huerta. "¿Le dio la impresión de que Granados quería favorecerle?". Ella lo niega.

Plata aportó a su declaración la memoria de actividades económicas que Huerta envió a la fundación tras el concierto, en la que se recoge que Waiter Music también consiguió dinero de otros lugares en la Comunidad de Madrid. En concreto, una subvención de 225.000 euros que ayudó a sufragar la contratación del espectáculo. A cambio del patrocinio, la Fundación Arpegio también recibió entradas gratuitas. Muchas de ellas se repartieron en la Dirección de Juventud de la Comunidad de Madrid. 

El juez sospecha que el patrocinio de Arpegio se planteó a última hora, cuando Huerta comprobó que no se estaban vendiendo las entradas a buen ritmo y quiso tener otra fuente de ingresos. Algo que parece demostrar un correo electrónico, de 29 de marzo, es decir, solo dos días antes del concierto, en el que Plata insta a Huerta a firmar el convenio. Velasco insiste en preguntarle por qué envió ese email. "No recuerdo nada de ese correo. Hace nueve años", contesta Plata, que sin embargo sí recuerda que inicialmente se iban a destinar 200.000 euros al patrocinio y que fue ella la que recomendó reducir la cantidad. "No me parecía oportuno".

Plata trabaja actualmente en la empresa pública Arpegio. Según fuentes del Gobierno regional, ocupa un puesto técnico y ejerce labores administrativas, es decir, ya no tiene cargo directivo. En esta empresa pública los trabajadores son personal laboral, no funcionarios.

Arpegio es una de las tres firmas públicas investigadas por el juez Velasco, junto con el Canal de Isabel II y la Agencia de Informática de la Comunidad ICM. Además de Granados y la exgerente de la fundación, otra de las personas que se relacionan con esta empresa es Jaime González Taboada, que en la época ocupaba la dirección general de relaciones con la Administración Local y que actualmente es número tres en el Gobierno de Cristina Cifuentes.

El socio y testaferro de Granados David Marjaliza pactó con el juez y la fiscalía una reducción de pena a cambio de contar toda la verdad de la trama. Declaró durante tres días e implicó a González Taboada en la trama, si bien el juez no le ha citado.

Según fuentes de la investigación, la Fundación Nuevo Arpegio, que fue la que patrocinó el concierto de los 140.000 euros que organizó la firma afín a Granados Waiter Music, estaba situada en un local alquilado por Arpegio, matriz de la fundación.

Más información