Selecciona Edición
Iniciar sesión

“Si asume pagar contrapartidas, Sánchez podrá ser presidente”

Homs defiende el reconocimiento del derecho a decidir en las conversaciones para la investidura

Francesc Homs, portavoz de Democràcia y Llibertat. VÍDEO y VÍDEO: CLAUDIO ÁLVAREZ

Francesc Homs (Barcelona, 1969) es vicesecretario General de Convergencia Democrática de Catalunya y llega al Congreso como portavoz de Democràcia y Llibertat (DiL). Defiende el proceso soberanista en Cataluña y el reconocimiento del derecho a decidir en las conversaciones para la investidura de presidente del Gobierno. Su posición es que Pedro Sánchez tiene en su mano ser investido presidente. 

Pregunta. ¿Cuál es su pronóstico sobre la formación de Gobierno?

Respuesta. Que esto, al menos para el 5 de marzo porque el 2 ya se ve que no habrá mayoría absoluta, está en manos del señor Pedro Sánchez. Con lo cual, si él asume pagar contrapartidas, podrá ser presidente del Gobierno.

Sería catastrófico para España que hubiera un presidente del PP

P. ¿Con Podemos y abstenciones y apoyos de partidos como el suyo?

R. Con Podemos y abstenciones y apoyos de grupos más pequeños, es lo que aritméticamente puede sumar.

P. ¿Es decir, que si el PSOE pacta con Podemos, incluyendo el derecho a decidir, DiL facilitaría ese Gobierno?

R. Si esto fuera así… Tengo la precaución de decir que yo no voy a anticipar una posición hasta que no conozca el contenido del pacto, no podré juzgarlo y valorarlo. Pero es cierto que si encima de la mesa se considera que en Cataluña se pueda votar, nosotros lo tendremos que valorar. Lo tenemos así en nuestro programa, que si se proponía un referéndum para Cataluña estaríamos expectantes, que es una forma elegante de decir que lo valoraríamos. Que se vote en Cataluña ha sido nuestra principal movilización y nuestro proceso que ya se ha iniciado siempre va a contar con la pura lógica democrática y estaremos encantados de que se vote.

P. ¿Les valdría el compromiso de abordar una reforma Constitucional y estatutaria que requerirá un referéndum en toda España y otro en Cataluña?

R. Es que plantear las cosas así es como decir “te ofrezco un referéndum si el PP me lo permite”. Tenemos que pasar las propuestas por el traductor de la realidad. Le dije a Pedro Sánchez que hay dos formas de contar esto: la negación de la cuestión catalana y limitarse a su judicialización, con una interpretación restrictiva de las leyes, que es la del PP estos años, que ha hecho que cada vez haya más independentistas o la vía Cameron (primer ministro británico), es decir, los conflictos políticos se abordan desde la política, se discuten políticamente y se pone a votación, con cada cual defendiendo su legítima posición.

P. Pero el Tribunal Constitucional reiteradamente ha dicho que no es posible el derecho a decidir y por tanto no puede haber un referéndum en Cataluña.

R. ¿Cómo es posible que en un país democrático y con una constitución democrática como España realmente sea imposible consultar al pueblo de Cataluña sobre su futuro político? Así lo decía Francisco Rubio Llorente y tantas otras personas que no son precisamente independentistas. Si no se puede para intentar encauzar una determinada posición hacer una consulta y preguntar dónde están las mayorías y minorías que me cuenten esto cómo se puede arbitrar.

P. Pero ustedes ya han pasado esa fase de la consulta y ya están en la desconexión y la independencia.

R. El proceso lo hemos iniciado porque tenemos una mayoría absoluta en el Parlament de Cataluña que nos mandata a iniciar ese proceso y aplicar el programa del 27-S, pero también hemos admitido que para culminar ese proceso aún no tenemos la mayoría necesaria. Tenemos mayoría para aplicar un programa, pero no para culminarlo, porque si no hay como mínimo de una forma clara y precisa el 50% más un voto de las urnas a favor de la independencia no se puede culminar el proceso. Eso lo ha dicho el president de la Generalitat y todos. Esto tiene que volver a pasar en su momento por las urnas y vamos a trabajar para ampliar la base soberanista.

P. ¿Usted prefiere un presidente del PP o uno del PSOE?

Veo en las propuestas de Pablo Iglesias una visión algo bolivariana

R. Tengo claro que uno del PP ha sido catastrófico para Cataluña y para el conjunto de España y como deseo lo mejor para España, creo sinceramente que un presidente del PP es catastrófico y me comprometí en campaña para hacer lo posible para que no hubiera un presidente del PP. ¿Esto quiere decir que me tengo que poner a rueda de un presidente socialista? No y la aritmética me lo permite. Pero tengo muy claro que el PP, que tiene una presencia muy importante en la sociedad española y su presidente, hacen un mal servicio a España.

P. ¿Si de su voto dependiera que hubiera un presidente del PP o del PSOE, aunque fuera sin derecho a decidir?

R. En ese caso ya se verá lo que votamos.

P. Eso quiere decir que no lo descarta.

P. Yo lo descarto en estos momentos.

P. ¿En estos momentos?

R. Si, en estos momentos y en los próximos 15 días, el 5 de marzo. No quiero generar expectativas, porque, ¿cómo voy a explicar que facilito un Gobierno que se dice progresista y de cambio sin que asuma que se debe preguntar la voluntad del pueblo de Cataluña? Eso no es estar a favor de la independencia. Me cuesta entender que a un Gobierno progresista y de cambio le dé miedo conocer la voluntad del pueblo de Cataluña. Le veo a la política española un dramatismo paralizante.

P. Hay quien puede entender que sí hay dramatismo en que una parte de lo que hasta ahora ha sido España pueda desconectarse.

R. Si lo ven así es porque no atienden a las razones, que las hay, de la gente que planteamos esto. Alguien se debería de preguntar por qué hace solo 10 años estábamos involucrados para hacer un nuevo Estatut, ERC respaldó a José Montilla y qué ha pasado, ¿que nos hemos vuelto todos locos? No, ¿por qué no nos damos la oportunidad de un debate sereno y preguntar la opinión a los ciudadanos? Si ya existe la posibilidad de hacer un referéndum para aprobar un Estatut, no es una figura nueva en Cataluña.

P. A ustedes ya no les vale un nuevo Estatuto, solo la independencia.

R. Separaría la forma de resolver los debates y contradicciones que es votando de la posición de cada cual. En democracia se permite que haya partidos independentistas que defiendan modelos contrarios a la Constitución, pero no se permite organizar un referéndum, como mínimo es una gran contradicción.

P. CDC pide un referéndum, que para ustedes es un instrumento para conseguir la independencia, a alguien que está en contra de esa independencia, ¿no es eso ponerle una trampa?

R. No, yo tengo un ideal que solo puedo defender en un contexto democrático. Hace muchos años alguien dijo aquello de “si no hay violencia se puede hablar de todo” y ahora vemos que era una mentira, una puñetera excusa. ¿Por qué hay miedo a preguntar a la ciudadanía de Cataluña y que los políticos españoles hagan una propuesta seductora a Cataluña?

Pedro Sánchez tiene una visión sobre Cataluña

muy cerrada

P. Ustedes ya están seducidos por la independencia.

R. Nosotros sí, pero yo no soy el pueblo de Cataluña, soy el representante de una parte del pueblo de Cataluña y voy a defender lo que es lo mejor. Ya se verá. Creo que la independencia es la mejor solución para Cataluña y también para España. Todos mis interlocutores de todos los partidos me reconocen que el origen está en la sentencia del Tribunal Constitucional y sin ella no estaríamos con este debate en Cataluña. ¿Quién ha generado el conflicto? Esa sentencia.

P. ¿Van a cumplir las sentencias que anulan o suspenden resoluciones hacia la independencia?

R. Nosotros siempre vamos a actuar en un marco de seguridad jurídica y cumplimiento de la ley. Estos días hemos tenido un ejemplo que sitúa lo absurdo de este debate: se suspende por el recurso del Gobierno las competencias de la Consejería de Exteriores sin que el Constitucional entre en el contenido y al tiempo hay una ley de acción exterior de Cataluña vigente que genera derechos y deberes al Gobern de la Generalitat. ¿Alguien me puede explicar cómo se resuelve? Por cierto que el Constitucional levantó en julio la suspensión de esa ley y está vigente y obliga al Gobern a actuar. ¡Esto es un lío!

P. Hay otros casos más evidentes como la anulación de la declaración del Parlament, ¿debe seguirse adelante con las leyes que dimanan de ella?

R. El debate político se debe de poder continuar, porque no lo alteraba la resolución del Constitucional. Sobre esas leyes ya se han tomado decisiones para poder facilitar ese debate político sin consecuencias jurídicas inmediatas que entrarían en contradicción con la resolución del Constitucional. El esfuerzo es hacer las cosas sin violentar las reglas del juego. Y habrá un momento que habrá que pasar por las urnas para saber si se consuma.

P. Hay actuaciones judiciales en marcha por desobediencia y alguna le afecta personalmente, ¿Teme que se concrete en algo?

R. No, con toda humildad. Si me condenan por haber ayudado a poner unas urnas en un proceso participativo, habiendo reconocido que la consulta que queríamos hacer no la podíamos hacer y que pusimos urnas de cartón para un proceso participativo, no me genera ningún tipo de temor, más bien el temor sería pensar que estamos supeditados en un estado que es todo menos democrático.

P. ¿Qué opinión y relación tiene con Pedro Sánchez?

R. Es un político fresco en el sentido de aportar iniciativa distinta, pero que en el tema de Cataluña mantiene una posición muy poco innovadora, de los 80, muy incomprensiblemente cerrada.

P. Pablo Iglesias.

R. Tiene una enorme habilidad comunicativa, pero me ha sorprendido esta obsesión por el cargo. Todos los políticos queremos transformar la realidad de acuerdo con nuestros principios y para esto necesitas cargos, pero acostumbras a explicar por qué y qué cambios y eso es lo prioritario. Ha dado esa sensación de que lo más importante es el cargo y sin cargo no hay cambio posible.

P. ¿Ha leído las propuestas de Podemos?

R. No he tenido ocasión de entrar en detalle, pero lo que he podido leer hay cosas que no las puedo compartir de ninguna manera, veo una visión algo bolivariana en el análisis de cómo debe ser el sector público, la misión del Estado…tiene una confusión en la separación de poderes, proyecta lo que han sido errores del sistema evidentes y calamitosos con una enmienda total al sistema…algunas expresiones que no sé si son consecuencia de visión extremista y populista o simplemente de desconocimiento y falta de experiencia.

P. ¿Ustedes son de derechas?

R. No. Entiendo que se nos quiera encasillar porque los que lo hacen saben que en Cataluña esto tiene poco margen electoral. La razón de ser de Convergència es básicamente la defensa del autogobierno y la realidad catalana. Si algún día esto se encauzara de forma satisfactoria lo que yo represento como formación política tendría poco recorrido, fíjese si soy poco de derechas y poco de izquierdas. Hay una parte significativa de la sociedad catalana que el debate de autogobierno tiene una intensidad muy grande que precisa de instrumento políticos que lo defiendan. Eso nos permite interlocutar con todos, con ERC y la CUP y antes con el PP.

P. ¿En la Generalitat y en Convergència se han cobrado comisiones por contrato, adjudicaciones y obras públicas?

R. No.

P. ¿Y lo sumarios que hablan de 3%?

R. Pues se tienen que probar, dictar sentencias y acreditar, porque si en la vida los juicios se hacen por indicios esto no sería ni justo ni justicia. Yo no he cobrado nunca ninguna comisión, es evidente, ni mis compañeros de partido. Y si alguien ha hecho, porque habrá alguna persona seguro y ha habido algún caso, algo irregular, como el señor Pujol, en Convergencia tomamos decisiones que hay que tomar.

P. ¿Le parece creíble y asume la versión de Jordi Pujol sobre su herencia?

R. Hasta que no se demuestre lo contrario yo la asumo. Lo que me sabe mal es lo que él mismo reconoció que detrás de esta herencia y este dinero no se había declarado a Haciendo como era obligado y ahí hay una posición que no se puede compartir y Convergencia ha tomado decisiones que han sido muy dolorosas, pero las hemos tomado. Si se demostrara que el origen del dinero es otro ya se verá, pero a priori tengo que creerme lo que me dice.

Más información