Felipe González pide a Rajoy que permita gobernar a Sánchez

El expresidente cree que la celebración de elecciones no servirá para desbloquear la situación

Felipe González, este miércoles./ FOTO: SAMUEL SÁNCHEZ / VÍDEO: ATLAS

Felipe González se reafirmó este miércoles en la idea que expresó en su entrevista en EL PAÍS a finales de enero —esto es, que ninguno de los dos partidos grandes debe impedir que gobierne el otro— para pedir a Mariano Rajoy que asuma su responsabilidad y no ponga obstáculos a Pedro Sánchez si el líder socialista consigue cerrar un pacto y formar Gobierno. “Ahora, por inteligencia táctica, le toca a él”, dijo González, al recordar que Rajoy había declinado someterse a la investidura y el encargo recayó finalmente sobre el candidato del PSOE.

Durante una conferencia en Madrid, dentro de la jornada 'Strategy Spain: 12 estrategias para cambiar un país', González elogió dos decisiones adoptadas por Sánchez en las últimas semanas. En primer lugar, que esté intentando negociar “desde la centralidad”, buscando acuerdos con unos y con otros, huyendo así del “eje de coordenadas izquierda-derecha”. En segundo lugar, que haya puesto sobre la mesa un documento de trabajo. Por eso, si el candidato socialista logra su objetivo y es capaz de sumar apoyos a la formación de un Gobierno, dijo el expresidente, el otro partido tradicional no debe imposibilitarlo.

González no quiso pronunciarse sobre si finalmente habrá nuevas elecciones generales, pero aventuró que, de ser así, no servirían para desbloquear la situación política. “Si hay nuevas elecciones repetiremos un cuadro como el que estamos viviendo”, dijo. Tuvo duras palabras contra Podemos, sin mencionar a este partido por su nombre. “Alienta utopías regresivas. El populismo de izquierdas quiere sustituir la democracia representativa por la democracia directa. Tiene la misma base que Marine Le Pen”, afirmó.

El exmandatario socialista, que cerró una jornada sobre el futuro de España en ámbitos como la educación, la innovación o la industria en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, se mostró partidario de abrir una vía reformista. “España está atrapada entre el inmovilismo y el liquidacionismo. Da la sensación de que no tenemos rumbo”.

La situación catalana ocupó otra buena parte de la intervención de González, que cree que los partidos constitucionalistas no deben entrar en el debate que plantean los independentistas sobre el porcentaje de votos necesario para obtener su objetivo. “No es bastante con el 120%. La ley tiene sus procedimientos”, señaló.

También se mostró pesimista sobre el papel de España en el mundo. “Cada día estamos más ausentes de Europa y Latinoamérica. Me preocupa que desaparezca del escenario internacional”, lamentó, y lo ilustró con el hecho de que jefes de Estado que en otro tiempo visitaban España ahora van a Roma o París sin detenerse en Madrid, en referencia al nuevo presidente argentino, Mauricio Macri.