Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“El consejero Gerardo Camps sabía perfectamente lo que hacíamos”

Luis Lobón, exresponsable de Eventos del Gobierno valenciano, declara que su superior le pidió recibir a Diego Torres y que hablaron del convenio con Nóos antes de ser aprobado

Luis Lobón, exresponsable de Eventos del Gobierno valenciano, ha afirmado hoy que fue el entonces consejero de Hacienda Gerardo Camps la persona que le ordenó recibir a Diego Torres para conocer su propuesta de realizar un congreso denominado Valencia Summit. Lobón, que hasta ahora se había negado a explicar de quién partieron las instrucciones para contratar con el Instituto Nóos, ha asegurado hoy que "el consejero sabía perfectamente" lo que él y sus subordinados en la empresa pública Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA) estaban tratando con la empresa de Torres e Iñaki Urdangarin.

El exalto cargo del Gobierno valenciano ha admitido que despachó con Gerardo Camps, que actualmente es diputado nacional del PP, los extremos del convenio con el Instituto Nóos antes de llevar el acuerdo al consejo de administración de la empresa pública. Gerardo Camps es uno de los testigos, junto con el expresidente valenciano Francisco Camps y la alcaldesa Rita Barberá que están llamados a declarar como testigos.

El Instituto Nóos —de Iñaki Urdangarin y Diego Torres— montó el primer congreso Valencia Summit con un presupuesto de 1,35 millones de euros. Una cifra que ascendió a 1,8 millones en 2005 y se fijó en casi 1,5 en 2006. Según la investigación que consta en el sumario, la trama de Urdangarin y Torres apenas gastó 200.000 euros en la primera edición del Valencia Summit; 400.000, en la segunda; y 320.000, en la tercera.

Por las tres ediciones del Valencia Summit y un convenio para la celebración de unos Juegos Europeos, el Gobierno valenciano abonó al Instituto Nóos alrededor de 3,6 millones de euros, gracias fundamentalmente al convenio suscrito en septiembre de 2004 con la empresa pública CACSA y la fundación municipal Valencia Turismo Convention Bureau. Un convenio firmado durante la etapa del PP: Francisco Camps como presidente de la Generalitat y de Rita Barberá como alcaldesa de Valencia.

En su declaración, Luis Lobón ha admitido que tanto él como el entonces consejero de Hacienda tenían "información de cómo iban las cosas" pero que negociaciones "en sentido estricto" con el Instituto Nóos no hubo porque la estructura de los patrocinios solía estar fijada y solo se hablaba de "flecos".

Durante el interrogatorio del fiscal, Lobón ha admitido que se negó a hablar de Gerardo Camps porque estaba muy molesto con las formas utilizadas por el juez instructor José Castro y porque entró como testigo y salió como imputado,El fiscal pide para él una pena ocho años de prisión por colaborar con la trama corrupta de Nóos.

La rama valenciana

La sesión del juicio del caso Nóos se ha centrado hoy en los contratos que Torres y Urdangarin lograron con las Administraciones valencianas. Junto a Lobón han declarado los exdirectores de la empresa CACSA José Manuel Aguilar, que autorizó el primer acuerdo para patrocinar el Valencia Summit de 2004, y Jorge Vela, que lo sustituyó y firmó las prórrogas para celebrar las jornadas de 2005 y 2006. También lo ha hecho la responsable de gestión de la empresa de la Generalitat Elisa Maldonado que, con sus informes, justificó los convenios.

Estos tres ex altos cargos del Gobierno valenciano que justificaron los eventos Valencia Summit, organizados por el Instituto Nóos en 2004, 2005 y 2006, han asegurado que no fue necesario contar con ningún expediente administrativo previo para realizar el convenio con la empresa de Torres y Urdangarin. Según la versión que han defendido en la séptima jornada del juicio del caso Nóosse trató de un convenio de patrocinio que no estaba sujeto a la ley de contratos de la administración pública.

José Manuel Aguilar, como Lobón, ha indicado que no recibió ninguna instrucción del presidente valenciano Francisco Camps para contratar con Nöos y ha limitado su responsabilidad a mantener la representación social de CACSA y a realizar funciones de secretario del consejo de administración de la empresa. "No estaba en mis funciones fiscalizar los contratos", ha dicho Aguilar, que ha admitido que no comprobó si el Instituto Nóos habia organizado algún evento con anterioridad al Valencia Summit.

Jorge Vela, exdirector general de la empresa Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA), y Elisa Maldonado, exdirectora de gestión de la misma sociedad de la Generalitat valenciana, han argumentado que no se contrató al Instituto Nóos para prestar ningún servicio, sino que se patrocinaron los eventos Valencia Summit para dar a conocer la imagen de la empresa pública y de la ciudad como organizadora de grandes acontecimientos deportivos. Los dos han admitido las preguntas de la fiscal, pero se han negado a responder a las acusaciones particulares.

Jorge Vela, que ha sido reprendido por el "tono demasiado hostil" utilizado en la primera parte de su declaración, ha explicado que fue su superior, el exsecretario autonómico de Turismo Luis Lobón, el que le dio la orden de "adelante" con la prórroga del convenio firmado con Nóos para el Valencia Summit de 2005 y 2006. "Lobón fue quien dio la orden, el pistoletazo de salida para dar continuidad al evento", ha recalcado Vela.

El exdirector de la empresa pública, para quien la fiscalía solicita ocho años de prisión y la acusación popular 11, ha argumentado que nadie le alertó nunca de que se pudiese estar cometiendo una irregularidad. Vela ha negado que la cláusula de confidencialidad del convenio estuviese pensada para ocultar el contenido del acuerdo y que hubiese dado órdenes a la exdirectora de Gestión Elisa Maldonado de realizar un informe para dar apariencia de legalidad al acuerdo con Nóos.

Maldonado, para quien las acusaciones piden la misma pena de prisión que a Vela, ha insistido en los mismos argumentos que su superior. Respecto a por qué modificó la fecha del informe con la que justificó el primer convenio con el Instituto Nóos, Maldonado, que en su día dijo que era para "vestir el santo", este miércoles ha negado validez alguna a su escrito.

Cambiar la fecha

"El informe [sobre el convenio inicial con Nóos de 2004] lo elaboré en septiembre de 2005 y [superponer en la fecha] el cinco sobre el cuatro no sé por qué lo hice. Fue de forma inconsciente", ha argumentado Maldonado, que ha recalcado que los informes no eran necesarios para un acuerdo de patrocinio.

"Ese informe [justificativo del primer convenio] no se me había pedido. Cuando procedo a redactar el informe no le doy ninguna importancia porque el convenio se había firmado, el evento se había realizado y las facturas se habían pagado. Era un informe explicativo por si la Sindicatura de Comptes pedía el convenio, pero no lo solicitó", ha afirmado Maldonado.

Las acusaciones Manos Limpias y el Grupo Municipal Socialista de Valencia, así como la Abogacía de la Generalitat han puesto de relieve las contradicciones de Maldonado con su anterior declaración judicial y han recalcado que el convenio no se hizo para patrocinar las jornadas Valencia Summit, sino que se formalizó con el Instituto Nóos que no tenía ninguna experiencia en esta clase de eventos.