Selecciona Edición
Iniciar sesión

Arraiz declara ante el juez que los vascos “no quieren a la Guardia Civil”

El líder de Sortu se ratifica en las declaraciones que pedía "dar jaque mate" al instituto armado

El presidente de Sortu, Hasier Arraiz, ante la sede del tribunal, este miércoles.

El presidente de Sortu, Hasier Arraiz, ha vuelto a defender este miércoles ante el juez que los vascos "no necesitan a la Guardia Civil" y quieren que este cuerpo "se vaya cuanto antes de Euskal Herria". El dirigente abertzale ha declarado como imputado ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por un delito de injurias por pedir hace un año "dar jaque mate a la Guardia Civil" en respuesta a la detención de un grupo de abogados de presos de ETA, el 12 de enero de 2015.

La expresión "dar jaque mate", que le costó una denuncia de la Asociación Dignidad y Justicia por amenazas e incitación a la violencia, fue una metáfora que empleó con el nombre de aquella operación policial, ha comentado Arraiz a la salida de los juzgados. No obstante, el parlamentario de EH Bildu se ha ratificado ante el juez instructor en el mensaje que quería trasladar aquel día: "Entonces lo dije alto y claro; hoy lo repito ante el juez. Este país no quiere, no necesita a la Guardia Civil. Queremos que se vayan cuanto antes y no nos vamos a cansar de decirlo".

Arraiz, acompañado por su abogado, Iñigo Iruin, ha acudido a primera hora al Superior vasco de Justicia, donde ha sido recibido por una veintena de personas que se habían concentrado para apoyarle, entre quienes se encontraban el portavoz de Sortu, Pernando Barrena, así como los dirigentes de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria y Joseba Permach.

Tras declarar ante el juez instructor, Roberto Sáiz, a quien Arraiz había recusado por supuestamente no ser imparcial en la causa —la protesta no prosperó—, el líder independentista ha querido recordar unas palabras de Arnaldo Otegi, el exdirigente de Batasuna que está a punto de salir de la cárcel, cuando dijo que la izquierda abertzale "había traído el conflicto del ring de boxeo a un tablero de ajedrez". "Esto demuestra que algunos no entienden de ajedrez y prefieren el boxeo", ha afirmado Arraiz.

El presidente de Sortu solo ha respondido a las preguntas que le han formulado el fiscal y su abogado, mientras que se ha acogido a su derecho de no responder ante las que le han planteado el juez, el abogado del Estado, que se ha personado hoy mismo en la causa, y el representante legal de Dignidad y Justicia. Arraiz ha señalado después que es el momento de "los debates políticos se lleven a las instituciones y al resto de foros políticos, y no a los juzgados", a los que Arraiz ha tenido que acudir en tres ocasiones en los últimos meses como imputado.

Arraiz ha proclamado que un Estado que "tiene miedo a la libertad de expresión es un Estado sumamente débil", y se ha solidarizado con "aquellas personas que están sufriendo persecución por delitos de opinión" en otras partes de España: "Esto tiene que acabar cuanto antes".