Detenidos seis ecologistas tras una protesta contra la central de Garoña

Los activistas de Greenpeace se cuelgan de la fachada del Consejo de Seguridad Nuclear

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido este miércoles a seis activistas del grupo ecologista Greenpeace que han participado en una protesta contra la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña. Cuatro de ellos se han colgado de la fachada de la sede del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), en Madrid, que tramita el informe que permitiría reabrir esta central, que lleva cerrada tres años y aspira a reengancharse a la red. El CSN ha denunciado los hechos y, tras más de cuatro horas de protesta, los ecologistas han bajado y han sido detenidos por los agentes.

Cuatro activistas de Greenpeace —dos hombres y dos mujeres— se han encaramado durante más de cuatro horas a la fachada del CSN. Han desplegado un par de pancartas en las que se rechaza la reapertura de Garoña, que ya ha cumplido los 40 años de funcionamiento, un umbral que nunca ha rebasado una central española. El órgano encargado de analizar la viabilidad técnica de la reapertura —los propietarios aspiran a lograr 17 años más— es el CSN, que está tramitando los informes necesarios.

Greenpeace ha solicitado así al CSN que no continúe con el proceso de evaluación. Lo mismo pidieron a principios de mes nueve partidos: PSOE, Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV, Bildu, IU, Compromís y Democràcia i Llibertat. Pero el CSN desoyó esta solicitud y siguió adelante con el proceso.

Los seis activistas detenidos —los cuatro escaladores y otros dos más que también participaron supuestamente en la protesta— han sido puestos en libertad tras declarar ante el juez. Los agentes les acusan de "allanamiento de establecimiento público" y "desórdenes públicos", según ha informado una portavoz de la policía.

El CSN, a través de un comunicado, ha lamentado la protesta ecologista. Según este organismo, el supervisor 2no debe verse influenciado por presiones de ningún tipo". Respecto a Garoña, asegura que sus competencias "se limitan a la emisión del informe técnico que solo puede versar sobre las cuestiones de seguridad nuclear y protección radiológica". Y añade que corresponde "al Ministerio de Industria, Energía y Turismo la resolución final" sobre si Garoña debe reabrir o no. Además, el supervisor señala que también correspondería al ministerio "la suspensión" de la evaluación que está realizando el CSN de los informes técnicos sobre la reapertura.

Los partidos políticos que a principios de mes solicitaron una moratoria al consejo mostraron su temor a que, tras el informe favorable del CSN, un ministerio en funciones pudiera autorizar la reapertura de la central. El CSN sostuvo entonces que su informe final no estará listo, previsiblemente, hasta el segundo semestre del año.