“Hay una parte compartida relevante y diferencias importantes con el PSOE”

Nacho Álvarez, secretario de Economía de Podemos, analiza los proyectos de ambos partidos

Nacho Álvarez (Madrid, 1977), secretario de Economía de Podemos, es uno de los redactores del documento que Pablo Iglesias envió el lunes al líder del PSOE, Pedro Sánchez, para comenzar a negociar un Gobierno de coalición. Profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Álvarez cree que en el programa de ambos partidos “hay una parte compartida que es relevante y hay una parte donde las diferencias son importantes”. “Nosotros”, explica en una entrevista con EL PAÍS, “mantenemos la necesidad de cierto proceso de reestructuración de la deuda o de atender a la renegociación del memorando de entendimiento con la UE, y consideramos que es necesaria la reestructuración de la deuda de los hogares en situaciones de mayor penuria. No sé si esto por ejemplo les resultará problemático al PSOE”.

“Nosotros consideramos que Bankia no tiene que ser reprivatizada”, prosigue. “Hay algunos aspectos en los que hay afinidad, por ejemplo, reducir el déficit de una forma más paulatina. Sí que hay aspectos donde hay base para un acuerdo. Nuestra duda es si eso se quedará en papel mojado o llegará a formar parte de las políticas públicas”, apostilla, Álvarez, quien considera que podrá haber entendimiento también sobre la derogación reforma laboral. “Al menos sobre el papel, hay una base importante para el acuerdo”.

Este economista resume así las prioridades de la contraoferta de programa de Gobierno remitida al PSOE: “Necesitamos que la política social sea asumida por la propia política económica”. Por tanto, su proyecto plantea hacer frente a las políticas de austeridad impulsadas por el PP, empezando por “revertir los recortes en servicios fundamentales”, e iniciar una senda de consolidación fiscal.

El proyecto de país de Podemos, que ahora quiere compartir desde las instituciones con el PSOE e Izquierda Unida, defiende por ejemplo una modificación del artículo 135 de la Constitución, que en 2011 fue reformado por los propios socialistas y por el PP para poner consagrar el principio de estabilidad presupuestaria y poner un corsé al gasto público. El documento ahora redactado no apunta a la derogación, aunque Álvarez asegura que esa sigue siendo la meta de su partido. “La derogación”, explica, “no depende exclusivamente de una mayoría simple, sino que exige una mayoría cualificada”. Por tanto, Iglesias propone una “modificación para que no se pueda supeditar todo el gasto público al pago de la deuda y sus intereses”.

En el caso de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, “que plantea incluso que unos Presupuestos puedan ser vetados por el Senado”, Álvarez no tiene dudas. “Un Gobierno de cambio debería asumir en primer lugar la derogación de esa ley y sustituirla por otra. No estamos en contra de la estabilidad presupuestaria, de lo que estamos en contra es de un corsé que de alguna forma petrifica una orientación tan neoliberal de la política presupuestaria”.

El programa económico de Podemos ha sido criticado por introducir un incremento del gasto, con respecto a las previsiones del PP, de 96.000 millones de euros en una legislatura. “La política de gasto e ingresos que plantea Podemos es una política que nos acerca a la Unión Europea en varios puntos del PIB en materia de ingresos y un poquito en materia de gasto”, defiende Álvarez. “Habitualmente se trata esto como si estuviéramos planteando algo desbocado o alocado, cuando en realidad lo que se plantea es continuar con la senda de convergencia que en un país históricamente atrasado en materia de fiscalidad”.

P. ¿De dónde sale el dinero?

R. Básicamente a través de tres vías. En primer lugar, una reducción más paulatina del déficit, que supone en torno a un tercio de la financiación, en segundo lugar, consideramos que otro tercio debe salir de una reforma fiscal, en la que hay aspectos en los que estamos de acuerdo con el PSOE y que sin embargo ellos no concretan. En tercer lugar, el crecimiento económico.

P. ¿Les salen los números?

R. No hay que entender el gasto público como que de cada 100 euros que uno gasta tiene necesariamente que financiar esos 100 porque hay una parte, según los datos del FMI y de la Comisión Europea en torno a 30 euros, que revierten sobre las propias arcas del Estado fruto del crecimiento económico.

Álvarez niega también que Podemos quiera salir del euro. “El euro se ha convertido en un corsé para la política fiscal en Europa, pero Podemos no plantea una salida del euro. Podemos lo que se plantea es la necesidad de modificar ese corsé con una reforma profunda del pacto del euro y del pacto fiscal, y en segundo lugar es necesario avanzar en una reforma en la propia institucionalidad de la zona euro, permitiendo y garantizando que la petrificación de las políticas neoliberales no condicione la soberanía de los Parlamentos. No estamos planteando la salida del euro. Lo que estamos planteando es una reforma profunda del marco de la zona euro”, asegura.